Clear

Tratamiento de la osteocondritis disecante del astrágalo

Traumatología Deportiva

Estimado Dr. Vicente de la Varga: Hace 13 años me diagnosticaron una osteocondritis disecante de la cúpula astragalina y esta lesión ha seguido una supervisión médica desde entonces. El tratamiento en un principio se basó en la ingesta de \\\\\\\"Condrosulf\\\\\\\", \\\\\\\"Dolorac 500\\\\\\\" e inflistraciones de ácido hialurónico, a lo cual le sumé, previa consulta médica, algunos comprimididos homeopáticos como cartílago de tiburón. Con el paso de los años, se me comentó que, viendo mi edad, la lesión se estancaría y posiblemente no continuara, aumentando así la zona dañada. No obstante, en la última resonancia magnética (la cual repito cada año) me detectaron una necrosis crónica y un daño osteocondral de 1,7 cm. Todo indica a que la zona afectada se ha visto ampliada en 0,2 cm desde 2012 a 2014. Por lo tanto, me dirijo a usted pues no sé qué otra solución le puedo dar. El doctor me ha vuelto a recomendar infiltraciones de ácido hialurónico pero igualmente cada vez se me hace más difícil caminar. ¿Habría alguna otra solución que me permitiera, ya no volver a hacer deporte sino simplemente llevar una vida normal en la que me pueda desenvolver en el día a día? Hasta el momento no me he operado pues siempre me decían que la única solución sería la operación pero que no me la aconsejaban pues no me garantizaban que quedase bien, ya que los resultados no eran muy optimistas. Quedo pues a la espera de una respuesta por su parte. Muchísimas gracias por su atención. Cordialmente, Nerea R.

Hola Nerea, en la osteocondritis disecante el problema inicial está en el hueso, que se fractura parcialmente (como un “desconchón”) o pierde su riego vascular sin dañarse en principio su cubierta de cartílgo. Inicialmente se acompaña de un edema óseo más amplio (inflamación dentro del hueso). A medida que pasa el tiempo, el edema óseo desaparece y, si el fragmento de hueso no es viable, nuestro organismo va eliminando los resto del hueso desvitalizado pudiendo pasar varias cosas: que el fragmento de hueso que queda se desprenda del resto con su cubierta de cartílago, o lo más frecuente es que quede un quiste semiíquido (zona redondita muy blanca -brillante- en el astrágalo). Esta es una lesión ya residual (“crónica”) para siempre, ya no varía de tamaño. No creo que haya aumentado 2 mm después de 13 años, pienso que más bien es un error de medición en la actual o en previas resonancias. Lo importante no es todo este rollo que te he contado hasta ahora, lo importante es es estado del cartílago que cubre esta lesión. Si estaba dañado, habría que haberlo tratado desde el principio. Ahora, es posible que el cartílago esté dañado (se haya hundido al no tener soporte) y ese es el inicio de una artrosis irreversible. La opción es hacer una artroscopia de tobillo y ver la superficie del artílago y : – si el cartílago está sin hundir, pero está deflecado, irregular o blando: realizar infiltraciones con cálulas madres mesenquimales y factores de crecimiento para regenerarlo, además si por debajo hay un quiste (un vacío) grande se puede rellenar con injerto óseo de forma retrógrada para evitar que se hunda (se localiza y le tuneliza con una broca desde el lateral del tobillo para hacerle un agujero en su parte inferior y a través del tunel introducir injerto óseo o cemento biológico) – si el cartílago está roto, hundido total o parcialmente, hay que hacer una mosaicoplastia que consiste en sacar un par de cilindros de hueso con cartílago (de ciertas zonas de la rodilla o de la parte anterior del astrágalo) y trasplantarlo al defecto en el astrágalo. Pienso que el ac. hialurónico quizás te alivie el dolor, pero no es una solución. Tú tienes un problema importante que puede conducirte a una artrosis de tobillo sin solución. Es muy importante tratarlo. Si quieres puedes enviarme la última resonancia (imégenes sueltas, o el disco completo subiéndolo a dropbox e invitándome a compartir la carpeta) y te podré comentar con mayor exactitud. No lo dejes, tu osteocondritis requiere tratamiento, y pasa inicialmente por una artroscopia de tobillo para ver en qué estado estamos. Espero haberte ayudado, un saludo, Dr. Vicente De la Varga Traumatología Deportiva y Cirugía Artroscópica CAMDE

Deja un comentario