TRAUMATÓLOGO PARA ARTROSIS DE CODO EN MÁLAGA

Artrosis de Codo 2018-05-28T12:37:14+00:00

Anatomía

El tipo más frecuente de artritis se denomina artrosis o también osteoartritis. La artritis se da cuando una o varias articulaciones presentan cierta degradación y/o inflamación. La artrosis provoca un desgaste, o incluso eliminación, del cartílago en las articulaciones. Al quitar esta suspensión provoca que el espacio articular se reduzca.

La artrosis de codo no es de las formas de osteoartritis más frecuentes ya que suele afectar a las articulaciones que soportan más peso como cadera o rodillas. Esta patología reumatológica consiste en el desgaste, total o parcial, del cartílago articular que se sitúa entre el húmero y el cúbito, los dos huesos que conforman el codo, dando lugar a una reducción del espacio que los separa pudiendo provocar un roce entre estos huesos. Aunque no es necesario que haya dolor para tener artrosis de codo es frecuente sentirlo acompañado de una limitación del movimiento del codo.

Causas
Sintomatología

Causas de la artrosis de codo

La artrosis es una enfermedad degenerativa que puede depender de razones mecánicas las cuales permitirían acelerar el proceso de degeneración o aumentar su rango de actuación. Traumatismos previos, poca estabilidad articular, previas enfermedades que hayan podido afectar al codo, un uso repetido de la articulación u otras lesiones son de las principales causas que desarrollan esta enfermedad.

Como ya se ha comentado, la artrosis de codo es una enfermedad degenerativa y tiene cierto carácter hereditario por lo que su causa es difícil de definir. Aunque la obesidad, ejercicio excesivo e incluso problemas hormonales pueden fácilmente desembocar en esta enfermedad, hay cierto porcentaje de osteoartritis de codo que a pesar de ser un sujeto sin ninguna de estas variables lo han desarrollado por lo que su causa es muy difícil de detectar.

Cuando la osteoartritis de codo no es a causa de un traumatismo previo o una lesión el porcentaje de hombres que la sufren supera bastante al de mujeres. El rango de edad en la que más se ven afectados por esta enfermedad son los que superan los 50 años, aun así hay gente que puede sufrirla mucho antes por el carácter hereditario de la artrosis.

Sintomatología de la osteoartritis de codo

Los dos síntomas más comunes en la artrosis de codo son el dolor en la zona afectada y la limitación del movimiento del codo, el cual ve muy limitado su rango. A pesar de ello, se puede no sentir dolor alguno, por ejemplo cuando la artrosis está en su fase más inicial y el desgaste no hace aún que contacten el húmero y el cúbito.

Además de estos síntomas se pueden presentar otros como:

  • Inflamación de la articulación del codo conforme la enfermedad se desarrolla
  • Chasquido al mover el codo
  • Hormigueo, paralizante o no, debido a la presión ejercida en el nervio cubital por la inflamación de la articulación
  • Bloqueo total de la articulación del codo debido a que los fragmentos sueltos del cartílago o del hueso se interpongan en la articulación

Diagnóstico

El diagnóstico para detectar la osteoartritis de codo empieza por un repaso por parte del doctor del historial clínico del paciente. Este análisis de la historia clínica, el Dr. Vicente de la Varga lo llevará a cabo mediante preguntas al paciente para así poder detectar mejor si ha habido lesiones previas en el codo, o si ha tenido trabajo continuo o repetitivo en la articulación que pudiera haber desarrollado esta enfermedad. También el doctor debe tener en cuenta el orden cronológico de los síntomas del enfermo para descartar otras posibles enfermedades.

Tras esto se realiza un examen físico que determine el tipo de movimiento para el que el afectado siente el dolor y/o la limitación del movimiento. Aquí el traumatólogo busca tanto la zona donde se concentra el dolor, la hinchazón y el bloqueo como el sonido de chasquidos que acompañen al movimiento del brazo.

Normalmente no son necesarias más pruebas para poder diagnosticar la artrosis de codo, pero los rayos X, la resonancia magnética u otros estudios de imagen más complejos pueden ayudar a determinarlo más eficazmente. Estos permiten localizar donde se encuentran los cuerpos extraños en la articulación.

Tratamiento para la artrosis de codo

Al detectarse la osteoartritis de codo, lo primero que se le aplica normalmente al paciente es un tratamiento conservador donde el objetivo es la reducción del dolor mediante analgésicos orales y también se buscará una reducción de la inflamación de la zona mediante los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, conocidos como AINE. A veces, en caso de ser necesario, se hace uso de inyecciones de corticosteroides para paliar el dolor y la inflamación. Se busca con esto que el paciente pueda proseguir con una vida normal mientras que no empeore la enfermedad.

La fisioterapia se recomienda para aumentar en la medida de lo posible la amplitud de movimiento y la fuerza del paciente. Cuando este tratamiento no es suficiente sólo quedará la vía quirúrgica para intentar limpiar la articulación, extraer los osteofitos y cuerpos extraños de la articulación y/o devolver la movilidad mediante una liberación de la cápsula.

Entre las operaciones quirúrgicas más comunes que se llevan a cabo se encuentran las siguientes:

  • Artrolisis: Consiste en la liberación y extirpación de unas bandas fibrosas y unas adherencias articulares para poder recuperar movimiento. El paciente tiene que llevar a cabo una movilización precoz y activa del codo utilizando aparatos que permitan una movilización pasiva y continua después de la operación.
  • Desbridamiento artroscópico: consiste en una cirugía por artroscopia mediante la cual el cirujano alisa toda el área de la articulación y a su vez extrae o destruye todos los cuerpos extraños y los osteofitos.
  • Artroplastia o reemplazo de articulaciones: Cuando el codo afectado tiene serios deterioros está la opción de instalar una prótesis en la zona destruida para conseguir una mayor amplitud de movimiento. Este procedimiento tiene éxito a medio plazo, aunque la fuerza no se recupera tanto como el rango de movimiento.
  • Fusión del codo: Esta medida elimina completamente el movimiento del codo a costa del alivio del dolor en la zona.