FISIOTERAPIA SUELO PÉLVICO

//Fisioterapia suelo pélvico
Fisioterapia suelo pélvico 2018-05-29T12:41:12+00:00

¿En qué consiste la fisioterapia suelo pélvico?

Cuando nos referimos a la fisioterapia suelo pélvico nos estamos refiriendo a la importancia de conocer y saber localizar los músculos de esta zona del cuerpo, para poder ejercitarlos y mantenerlos en forma, siendo una de los lugares del sistema óseo y muscular que la generalidad de la gente desconoce, y que sin embargo, es recomendable fortalecer ante eventuales percances que en mayor o menor medida se puedan sufrir.

Pero, ¿qué es realmente el suelo pélvico? Es una zona de nuestro cuerpo formada por el conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en la parte inferior. Las funciones que cumple el suelo pélvico son importantes y van desde mantener los órganos que se encuentran dentro de la pelvis (vejiga, vagina, útero y recto) en la posición adecuada y asegurar la continencia urinaria (y de heces), hasta intervenir en la función sexual y reproductiva.

Aunque normalmente la fisioterapia suelo pélvico suele orientarse a las mujeres, lo cierto es que tanto hombres como mujeres lo poseen, por lo que ambos pueden disfrutar de las ventajas de fortalecer esta musculatura.

Causas
Síntomas

¿Cuáles pueden ser las causas de debilidad del suelo pélvico?

Los factores que contribuyen al debilitamiento del suelo pélvico son diversos: puede que la persona tenga una debilidad de carácter natural en los tejidos y los ligamentos, el sobrepeso o realizar actividades que tenga un impacto fuerte en esta parte del cuerpo como se puede producir al levantar objetos pesados.

Entre las causas más específicas, el embarazo puede conllevar a que el suelo pélvico se debilite debido no sólo al aumento de peso que se produce con el crecimiento del feto, sino también a todos los cambios físicos y hormonales que se producen durante esta etapa y también de forma posterior al parto, de forma que los músculos pueden sufrir durante éste último un estiramiento que provoque graves daños.

Los cambios hormonales sufridos durante la menopausia también pueden afectar a la musculatura del cuerpo y por tanto, también a los intra-abdominales, por lo que llegada cierta edad, también se recomienda la fisioterapia suelo pélvico.

¿Cuáles son los síntomas del debilitamiento?

Con carácter general, una de las primeras señales que se exterioriza como síntoma de debilitamiento del suelo pélvico es un entorpecimiento de las relaciones sexuales. Existen otras también que repercuten de forma negativa en nuestra vida diaria y que a veces se mantienen ocultas convirtiéndose casi en un tabú ya que son las asociadas a la incontinencia urinaria y fecal. Otro trastorno es el prolapso o caída de los órganos pélvicos.

(El suelo pélvico es un conjunto de ligamentos (músculos, nervios…) que dan soporte al útero, a la vejiga y a la zona del recto)

¿Cuándo es necesaria la cirugía del suelo pélvico?

Normalmente los problemas de suelo pélvico vienen derivados a consecuencia de:

  • Partos muy traumáticos.
  • A veces por problemas de colágenos.
  • Por otro tipo de enfermedades.

Actualmente, con los avances tecnológicos está operación requiere de una cirugía mínimamente invasiva. Esto supone ciertas ventajas en el postoperatorio para la paciente.

Aumentar la sujeción del suelo pélvico tras la intervención

Desde CAMDE, recomendamos realizar fisioterapia del suelo pélvico una vez realizada la intervención. Lo que intentamos lograr con los programas de rehabilitación del suelo pélvico es, aumentar el soporte de todos los órganos (esto se trabajará fortaleciendo los músculos).

Buscamos aminorar las posibles secuelas producidas por una intervención de suelo pélvico.

La fisioterapia del suelo pélvico es un programa donde tan sólo hay trabajo físico, y que además de mejorar, aprendemos a conocer nuestro propio cuerpo. Es muy importante la realización de un trabajo multidisciplinar del fisioterapeuta junto con el paciente.

“Un buen estado del suelo pélvico supone una mejora de calidad de vida en las mujeres”

¿Cuándo es necesaria la cirugía?

 ¿Cómo vamos a realizar los ejercicios de fisioterapia de suelo pélvico?

Normalmente el cirujano suele autorizar la fisioterapia de suelo pélvico entorno a la quinta semana. Aunque se recomienda que desde el primer día, se realicen ejercicios que ayuden activamente a su recuperación.

Hay diferentes tipos de programas como los famosos ejercicios de Kegel, hasta ejercicios más específicos que el fisioterapeuta planteará para ejercitar las diferentes zonas del suelo pélvico.

En concreto, los ejercicios de Kegel consisten en realizar una serie de contracciones de los músculos pélvicos que tienen la finalidad de fortalecer los tejidos en la zona. De manera más concreta, se trataría de controlar el músculo de la vejiga, es decir, el que controla el flujo de la orina. En la realización de estos ejercicios es necesario mantener los glúteos, los muslos y el abdomen relajados, provocando únicamente la tensión en la vejiga y el ano.

No solo es importante la realización de estos ejercicios, para conseguir una mejora después de la intervención del suelo pélvico, sino que también la calidad en la ejecución, es imprescindible. Por eso, en CAMDE contamos con un equipo de fisioterapeutas altamente cualificados que llevarán una exhausta supervisión para lograr una ejecución correcta.

De esta forma, el fisioterapia divide la realización de los ejercicios en dos fases diferenciadas tras la intervención, permitiendo así lograr lo antes posible la recuperación del paciente.

Primera fase

El fisioterapeuta orientará los ejercicios en busca de una relajación muscular, que tras la cirugía puede estar tensa

Objetivos

Segunda fase

Posteriormente, se pasarán a realizar ejercicios que ayuden al fortalecimiento (ejercicios de Kegel, por ejemplo).

La realización de estos ejercicios ayudarán a un mejor resultado postquirúrgico, además de prevenir otros problemas de suelo pélvico

Objetivos de la fisioterapia suelo pélvico:

  • Mejorar el estado de las cicatrices.
  • Aprender a realizar los esfuerzos de forma adecuada.
  • Fortalecer los grupos musculares.
  • Recuperar el tono normal de la musculatura del suelo pélvico.

Estos objetivos se pueden concretar en beneficios que podemos palpar en nuestra vida diaria como son una disminución en los riesgos de sufrir incontinencia., reducir las posibilidades de sufrir desgarros y hemorroides en el caso de las mujeres embarazadas tras el parto, con lo que la recuperación se desarrolla de manera más rápida. También se mejora la circulación sanguínea y una mejor calidad en las relaciones sexuales.

Pedir cita