Traumatólogo para la Tendinitis del Tibial posterior en Málaga

Tibial Posterior 2018-05-29T09:03:49+00:00

Esta patología puede volver muy molesta y rebelde al tratamiento, pero antes de entrar en detalles y conocer más sobre la tendinitis del tibial posterior,  debemos conocer la estructura de la zona afectada y su función. El tibial posterior tiene como origen la cara posterior a la tibia y el peroné.

La función de dicho tibial es la flexión plantar, es decir, incrementa el ángulo aproximado de 90 grados entre la parte frontal del pie y la tibia, como cuando subimos una escalera por ejemplo. Además, con el pie apoyado, nos ofrece un sustento del arco plantar por su forma y durante la marcha y carrera hace un efecto de empuje y amortiguación en la caída.

Este músculo tiene una vaina sinovial, la cual evita que sea el tendón quien roce y haga el movimiento, siendo esta la consecuencia por la que dicha vaina sufre inflamación

Diagnóstico

Diagnóstico de la lesión

Para un correcto diagnóstico será necesario una buena palpación. Al presionar sobre el tendón del tibial posterior sentiremos dolor y en caso de haber una rotura parcial o completa quedará evidenciada.

El Dr. Vicente de la varga, traumatólogo encargado de evaluar y diagnosticar con la mayor profesionalidad posible, buscará palpar y examinar de una forma física y directa el tendón. Según la zona donde se manifieste el dolor, podrá evaluar la magnitud de la lesión, separándola en una rotura, o una degeneración del tendón.

Como algo a tener en cuenta, valorará el balance muscular para ser consciente de toda debilidad en la zona afectada para atribuirle un correcto tratamiento de recuperación.

Realizará estudios complementarios que pueden dar aún más claridad al diagnóstico, como por ejemplo las radiografías para evaluar cambios estructurales o si existen alineaciones extrañas de los huesos implicados, ecografías y resonancias magnéticas para evaluar el estado del tendón de una forma más concisa.

tobillo y pie

Tratamiento y ejercicios

Como se dijo al comienzo, el tratamiento de la tendinitis del tibial posterior, puede volverse algo complicado si el paciente en cuestión ha dejado pasar demasiado tiempo sin ponerse en nuestras manos.

Como primera opción, el Dr. Vicente de la varga, traumatólogo especialista, prefiere optar por tratamientos conservadores, más específicamente, el PRP (Plasma rico en plaquetas).

Este tratamiento se basa en extraer sangre del paciente y mediante un proceso de centrifugado, obtener una gran cantidad de plaquetas que se utilizarán para el tratamiento. Este tratamiento o técnica ha sido realizada por el Dr. De la Varga innumerables veces con óptimos resultados, gracias a los resultados que ofrece en un corto periodo de tiempo, sobre todo, si se utiliza como soporte en una operación con células madre ecoguiadas, siendo esta otra opción más que viable.

Si la gravedad de la afección es considerable, puede no ser suficiente con un tratamiento de células madre y PRP, por lo que sería necesario acudir a una cirugía y valorar el acortamiento del tendón de Aquiles por la tendinitis sufrida. Sin embargo, las técnicas utilizadas en cirugía por el Dr. De la Varga ofrecen total seguridad, y trataran no tan solo la lesión en sí sino todas las consecuencias que ha podido tener en nuestro organismo.

Causas

Causas de la lesión

La mayoría de causas por las que podemos sufrir una tendinitis de cualquier tipo, siempre vienen de la mano de actividades físicas, ya sea por el exceso o por la mala ejecución de las mismas, pero podemos encontrarnos con ciertos factores que influyen de forma considerada y sin embargo no son error nuestro, como puede ser el metabolismo, o el simple hecho de que en el caso del tibial posterior nos encontramos con un músculo no muy fuerte.

Las causas a tratar y principales son las siguientes:

  • Sobre uso (corredores de largas distancias). El músculo ayuda a realizar una flexión y empuje, amortiguando en la caída, por lo que si esto llega a prolongarse durante mucho tiempo, puede llegar a ocasionar una tendinitis del tibial posterior.
  • Deficiencia de la pisada (pie pronado). El pie caído hacia dentro, provoca que el músculo trabaje en una posición que no le conviene.
  • El músculo se verá sobrecargado ante un peso excesivo, además de que no será el único elemento de nuestro cuerpo afectado.
  • Si el músculo, por metabolismo, o por la deficiencia de pisada es más débil de lo que debería, no trabajará correctamente.
  • Puntos gatillo. El tendón sufrirá un exceso de tensión por la sobrecarga del músculo.

La tendinitis del tendón tibial posterior, es la primera fase de la disfunción del tendón tibial posterior. Esta disfunción puede llegar a convertirse en un problema severo si no es tratado lo más pronto posible.

La disfunción del tendón tibial posterior podemos clasificarla en 4 estadios. El estadio 1 es el menos leve y equivale a una tendinopatía o tendinosis del tendón tibial posterior, siendo esta causada por una degeneración-inflamación de dicho tendón, sin deformidad del pie. En el estadio 2, se puede apreciar una rotura del tendón con cierta deformidad, siendo el estadio 4 en el que apreciaríamos una severa deformidad del tobillo

Pedir cita