Fisioterapia deportiva

//Fisioterapia deportiva
Fisioterapia deportiva 2018-05-29T12:30:24+00:00

La fisioterapia del deporte o fisioterapia deportiva es una especialización dentro de la fisioterapia, centrada en todas aquellas personas que, de manera puntual o con frecuencia, hacen algún deporte, con independencia del nivel que tenga. En otras palabras, no es necesario ser profesional para utilizar la fisioterapia deportiva. De hecho, cuando la gente comienza a practicar deporte después de un tiempo de inactividad, es recomendable que se acuda a una clínica de fisioterapia para que un especialista le pueda ayudar a prepararse a nivel muscular y prevenir que se puedan sufrir lesiones en el futuro.

En qué consiste

En qué consiste la fisioterapia del deporte

La fisioterapia de deporte consiste en la aplicación, por parte de un fisioterapeuta debidamente formado, de distintos tratamientos como por ejemplo:

  • Termoterapia
  • Electroterapia
  • Masajes
  • Hidroterapia
  • Aplicación de calor

Además de aplicar los tratamientos, el fisioterapeuta del deporte trabajará ejercicios específicos y terapéuticos de acuerdo a una serie de técnicas, con lo que se conseguirá el objetivo principal de esta rama de la fisioterapia, es decir, recuperar al deportista para que pueda volver a la práctica deportiva.

Las lesiones deportivas en función del deporte

Cada deporte por las características que tiene, hace que las lesiones que se sufran con frecuencia sean muy diferentes. Las lesiones más habituales en los principales deportes son:

  • Fútbol: Los futbolistas tienden a padecer muchas lesiones musculares como sobrecargas, calambres, contracturas y desgarros musculares. También son normales los traumatismos por el choque entre jugadores.
  • Atletismo: Las lesiones van a variar en función de la especialidad. Por ejemplo, los velocistas suelen padecer contracturas y roturas fibrilares en los gemelos e isquiotibiales. Sin embargo, en los corredores de fondo es más frecuente las contracturas y las tendinitis, en especial en el tendón de Aquiles.
  • Baloncesto: una de las lesiones más habituales es el esguince de tobillo, sobre todo sucede por pisar o caer mal tras un salto para lanzar o taponar. Hay tres tipos o grados para clasificar los esguinces: el de primer grado se caracteriza solo por la distensión de ligamentos, la aparición de un pequeño hematoma debajo del maléolo y una ligero hinchazón en el tobillo. El de segundo grado presenta un desgarro de los ligamentos del tobillo, causando un hematoma en forma de escuadra, abarcando gran parte del pie y tobillo, y un hinchazón en el pie de un tamaño considerable, que en algunos pacientes puede llegar a inflamar los dedos. Por último, el más grave de todos es el de tercer grado, que se caracteriza por la rotura total de los ligamentos y que necesita de una intervención quirúrgica. Además en el baloncesto también es normal padecer tendinitis rotuliana, también conocida como la “lesión del saltador”. Por un uso excesivo, el tendón se inflama, impidiendo al deportista no sólo saltar sino incluso caminar.

Qué hace el fisioterapeuta deportivo

El papel del fisioterapeuta deportivo es muy importante en clubes de diferentes deportes (balonmano, fútbol, baloncesto,…) y entidades deportivas, ya que a niveles altos y profesionales, es el que se encarga de estar pendiente de la salud física y muscular de los deportistas.

Según la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF), las competencias de un profesional de la fisioterapia especializado en el ámbito deportivo son:

  1. Prevención de lesiones: El fisioterapeuta deberá conocer los peligros de lesión para cada especialidad deportiva, de manera que el deportista pueda entrenar evitando lesiones o recaer en ellas.
  2. Intervención en caso de lesión: Coordinadamente junto con otras áreas, ayudará al deportista en caso de lesión, ya sea entrenando o en competición.
  3. Rehabilitación: El fisioterapeuta deportivo debe ser capaz de desarrolla su propia estrategia con el deportista para conseguir la rehabilitación al mismo nivel previo a la lesión.
  4. Conocimiento sobre el rendimiento deportivo: Debe saber aplicar las técnicas de fisioterapia deportiva para mejorar el rendimiento del deportista.
  5. Conocimiento de hábitos saludables: Debe orientar al deportista sobre la actividad física más adecuadas a sus características y la manera de hacerlo para reducir las probabilidades de lesión.
  6. Capacidad crítica: Tendrá la voluntad de evolucionar, mejorar e incrementar sus capacidades. Para ello, mantendrá la actitud crítica, aprendizaje y colaboración con otros profesionales.
  7. Ética de trabajo: Conocerá y aplicará los criterios éticos de actuación en el ejercicio de su profesión, respetando la legalidad
  8. Interés por innovar: El profesional debe estar pendiente de las novedades que se produzcan en los tratamientos participará activamente en la investigación de nuevos métodos.
  9. Compañerismo: El buen profesional compartirá sus conocimientos sobre as técnicas que domina con otros compañeros.
  10. Conocimientos en la recuperación muscular: El fisioterapeuta deportivo debe ser reconocido como el máximo exponente en las competencias relativas a la recuperación muscular de un deportista lesionado. Por ello, será un profesional a quien se deban destinar los puestos públicos que tengan relación con la práctica segura de deporte, promoción de hábitos de vida saludable y de la práctica deportiva segura.
Lesiones deportivas según el deporte

Cómo prevenir las lesiones deportivas

Existen varias maneras de evitar las lesiones deportivas pero la principal es la prevención. Para ello, hay 3 aspectos fundamentales:

  • Usar protecciones: en función del deporte que se haga, hay que ir bien protegido. El uso de casco, rodilleras, guantes, espinilleras, coderas,…Un mal golpe puede apartar al deportista durante un periodo largo.
  • Hacer un buen calentamiento: La parte previa a una actividad física intensa es fundamental para que el cuerpo se vaya preparando para que pueda rendir a su límite. Es necesario activar los músculos de manera paulatina para poder ejecutar mejor las actividades.
  • Parar la actividad física si aparecen molestias o dolor: puede parecer algo obvio aunque no todos los deportistas lo cumplen. Son muchas las personas que mientras realizan un deporte sienten alguna molestia o pinchazo pero siguen pensando que ya desaparecerá. Pero es algo que no siempre ocurre y lo que podría no ser nada serio, se puede convertir en una lesión de cierta importancia, que aparte al deportista una larga temporada de los terrenos de juego.

Como vemos se trata de un área bastante compleja, y que requiere de un alto grado de especialización. Por ello, centros como CAMDE son fundamentales para prevenir las lesiones en la práctica deportiva y para maximizar el rendimiento del deportista, logrando los éxitos por los que todos entrenan día a día.