Células Madre y Plasma 2018-06-04T07:38:02+00:00

MEDICINA REGENERATIVA EN MÁLAGA

Clínica de Medicina re-generativa en Málaga

La ingeniería de tejidos, también conocida como medicina regenerativa en nuestro centro de Málaga (o terapia celular, aunque hay autores que considera este último campo como un ámbito dentro de la propia medicina regenerativa) es la rama de la bioingeniería que a través de la combinación de células, la bioquímica, fisicoquímica y métodos de ingeniería de materiales, lleva a cabo la mejoría o el reemplazo de funciones biológicas.  Es decir, se trata de una especialidad en el campo de la medicina que combina los principios propios de la ingeniería con los de las ciencias de la vida para la fabricación de tejidos humanos que permitan mantener, mejorar o restaurar órganos y tejidos del cuerpo humano.

Implicaciones de la medicina regenerativa

A través de este campo se pretende conseguir la regeneración de tejidos dañados por la vejez o alguna enfermedad o traumatismo, se pueden crear órganos que sirvan para un futuro trasplante o solucionar los trastornos genéticos que influyan en la salud de las personas.

Dentro del campo de la medicina regenerativa podemos distinguir diferentes ámbitos, que podemos concretar en tres: terapia celular, ingeniería genética e ingeniería de tejidos.

Células madre mesenquimales

Plasma rico en plaquetas

Concentrado en médula ósea

Terapia Neural

Células madre mesenquimales

Es un paso que va más allá en la curación de las lesiones. Como nos hemos referido con anterioridad, las células madre suponen el origen de la vida, a partir de las cuales se forma el organismo durante el período embrionario y fetal. En los adultos, los tejidos suelen tener células madre residuales, restos que son fruto de nuestra fase embrionaria. Además tienen la capacidad de adaptarse al tejido donde se implanten por lo que si extraemos una elevada densidad de células madre para después aumentar su concentración en el laboratorio, se garantizará la disposición de un número suficiente para regenerar los tejidos dañados por sufrir alguna lesión, sobre todo en aquellos casos en que las lesiones estén muy avanzadas.

Entre las células madre se pueden distinguir dos tipos fundamentalmente: unipotenciales y multipotenciales, dentro de éstas últimas se encuentran las mesenquimales.

  • Células madre unipotenciales: sólo son capaces de regenerar un solo tipo de tejido, aquel en el que se encuentran.
  • Células madre multipotenciales: son aquellas capaces de convertirse en las células de los tejidos donde se implanten. Se encuentran en diversas partes de nuestro cuerpo y se emplean por la medicina regenerativa en Málaga para ser extraídas, aumentar su número y depositarlas en los tejidos dañados con el objetivo de regenerarlos.

Dentro de éstas últimas encontramos las mesenquimales, que concretamente, son capaces de regenerar los tejidos del aparato locomotor (hueso, cartílago, tendón, ligamento y músculo), la piel y ciertas mucosas, el sistema nervioso central y periférico, el corazón y algunos órganos digestivos (hígado, páncreas). También son capaces de regular nuestro sistema inmune.

Plasma rico en plaquetas

Los factores de crecimiento plaquetario son unas proteínas biológicamente activas que se encargan de estimular la regeneración de los tejidos que se encuentren dañados. De una forma natural, cuando nuestro cuerpo sufre cualquier lesión, las plaquetas inician un proceso de curación y de regeneración del tejido. Si a este tipo de proteínas se las enriquece, se multiplica el poder de curación.

El método para llevarlo a cabo consiste en extraer sangre al paciente, aislando y concentrando las plaquetas, y provocar que las mismas aumenten en número. Esta concentración plaquetaria rica ya en factores de crecimiento se sitúa en la zona de la lesión, haciendo que la recuperación sea más rápida gracias a la capacidad de regeneración que se ha visto potenciada.

En nuestro centro CAMDE de medicina regenerativa en Málaga se utilizan tres mecanismos diferentes para la regeneración de los tejidos:

  • Se estimula la multiplicación de las células sanas que rodean a la lesión
  • Se aumenta el riego sanguíneo a la zona al estimular la formación de nuevos vasos y
  • Se activan las células madre que hay en la zona para que se diferencien, cambien convirtiéndose en células del tipo de las del tejido dañado.

Indicaciones de los factores de crecimiento

Aunque los factores de crecimientos son aptos para casi todas las patologías del aparato locomotor, destacamos las siguientes lesiones a las que se aplican fundamentalmente:

  • Lesiones tendinosas
  • Lesiones musculares
  • Artrosis degenerativa
  • Condromalacia

Concentrado de médula ósea

Tal y como hemos visto, las células madre se pueden encontrar en diferentes tejidos de nuestro organismo, siendo una de las más ricas la médula ósea.

El concentrado de médula ósea consiste en obtener las células madre que habitan en esta zona a partir de una pequeña punción en la creta ilíaca (hueso pélvico) para después colocar estas células en una unidad de procesamiento especial junto con las plaquetas y los factores de crecimiento. Posteriormente ese concentrado se recoge y se inyecta en la zona del cuerpo lesionada.

El concentrado de médula ósea está recomendado en los casos que otras terapias regenerativas han fallado, así como para los casos en que los pacientes no son candidatos para una cirugía o la prefieren evitar. Dentro de las indicaciones de utilización del concentrado de médula ósea encontramos las siguientes lesiones:

  • Osteoartritis del hombro, codo, muñeca, mano, cadera, rodilla, tobillo y pie
  • Lesiones del manguito rotador
  • Lesiones de ligamentos de rodilla, codo, tobillo etc.
  • Desgarros del Labrum de cadera
  • Lesiones del cartílago articular
  • Lesiones de tendones
  • Distensiones o desgarros musculares

Terapia Neural

Los factores de crecimiento plaquetario son unas proteínas biológicamente activas que se encargan de estimular la regeneración de los tejidos que se encuentren dañados. De una forma natural, cuando nuestro cuerpo sufre cualquier lesión, las plaquetas inician un proceso de curación y de regeneración del tejido. Si a este tipo de proteínas se las enriquece, se multiplica el poder de curación.

El método para llevarlo a cabo consiste en extraer sangre al paciente, aislando y concentrando las plaquetas, y provocar que las mismas aumenten en número. Esta concentración plaquetaria rica ya en factores de crecimiento se sitúa en la zona de la lesión, haciendo que la recuperación sea más rápida gracias a la capacidad de regeneración que se ha visto potenciada.

En nuestro centro CAMDE de medicina regenerativa en Málaga se utilizan tres mecanismos diferentes para la regeneración de los tejidos:

  • Se estimula la multiplicación de las células sanas que rodean a la lesión
  • Se aumenta el riego sanguíneo a la zona al estimular la formación de nuevos vasos y
  • Se activan las células madre que hay en la zona para que se diferencien, cambien convirtiéndose en células del tipo de las del tejido dañado.

Indicaciones de los factores de crecimiento

Aunque los factores de crecimientos son aptos para casi todas las patologías del aparato locomotor, destacamos las siguientes lesiones a las que se aplican fundamentalmente:

  • Lesiones tendinosas
  • Lesiones musculares
  • Artrosis degenerativa
  • Condromalacia
gluteo profundo neurologico