Traumatólogo para condromalacia en Málaga

Condromalacia 2018-05-29T12:04:56+00:00

¿Cómo está formado el cartílago?

El cartílago articular es un tejido que está formado por condrocitos (células), que conforman una superficie blanquecina, brillante y dura que es la que recubre la zona ósea que roza con otra zona ósea en una articulación. Este tejido no suele tener riego sanguíneo, por lo que su nutrición se realiza a través de intercambios de oxígeno y nutrientes que se dan mediante la ósmosis, a través de la sustancia extracelular.

El cartílago de las articulaciones se llama cartílago hialino y cubre las superficies articulares, que rozarán entre si durante el movimiento. La condromalacia más habitual es la de rodilla por lo que será de la hablaremos a partir de ahora aunque existen otras como la de cadera.

¿Por qué se produce la condromalacia?

La erosión y reblandecimiento del cartílago articular se le denomina condromalacia. La más habitual es la que se produce en la rodilla, y se denomina condromalacia rotuliana. Cuando se produce en la rótula en la rodilla, también se denomina síndrome de hiper-presión rotuliana externa, lo cual ya no indica la zona rótula donde más desgaste por la presión que se suele dar.

En cuanto a las causas de esta lesión, el principal factor es la edad, aunque se produce una paradoja, que a pesar del desgaste en la articulación, se producen pocos síntomas, sin embargo cuando se presenta en personas más jóvenes los síntomas son mucho más intensos. En las personas jóvenes se puede producir por varios factores:

Factores genéticos
Factores externos

Factores genéticos que alteran la estructura de la rodilla

  • Factores ortopédicos hereditarios que favorecen que la rótula esté desplazada hacia el lado externo.
  • Presencia de pliegues de tejido fibroso en la cápsula articular y el alerón rotuliano externo que desplaza externamente la rótula cuando se mueve la rodilla.

Factores externos

  • Se trata de una descompensación muscular donde el vasto interno de la rodilla es más débil respecto al vasto externo lo cual provoca que el movimiento de la rótula respecto al fémur esté descentrado y favorezca el roce del cartílago rotuliano, sobre todo en el lado externo. Esta descompensación muscular puede estar provocada tanto por un exceso de ejercicio como por demasiado sedentario.
  • La condromalacia rotuliana también puede tener relación con una mala alineación del pie, no solo de la rodilla, se presenta mucho en los pacientes que tienen el pie supinado, ya que el apoyo que se realiza es mayormente con el borde externo del pie, algo que se puede observar en el degaste que sufre la suelo del calzado en la parte interna. En este caso, estaríamos hablando de un desbalance articular producido por el pie, que afecta a todas las cadenas musculares del cuerpo.
rotura del Recto anterior

Grados de la condromalacia

La condromalacia se puede clasificar en 4 grados en función de los daños que sufre el cartílago de la articulación.

  • Grado 1: Dolor leve, por reblandecimiento del cartílago, síntomas leves de dolor que suele presentarse por alguna posición, ejercicio, o cambios climáticos.
  • Grado 2: Dolor más intenso, por una pequeña fibrilación del cartílago que perdura con el tiempo, y es posible visualizar el desgaste a través de la resonancia magnética.
  • Grado 3: Dolor más intenso, ya la superficie del cartílago esta fisurada llegando a las capas profundas del cartílago y viene acompañado de inflamación intensa y con cambios imagenológicos importantes.
  • Grado 4: Pérdida del cartílago articular, dolor incapacitante y permanente de la articulación, acompañado de inflamación, e inestabilidad articular.

Diagnóstico de la condromalacia

Una cuidadosa historia clínica, y la presencia de los síntomas anteriormente expuestos pueden conducir a la sospecha de condropatía, pero la confirmación sólo puede darse mediante la resonancia magnética, ya que demuestra si la capa de cartílago es más delgada o si está completamente erosionada exponiendo el hueso.

La ecografía no se utiliza en la rodilla, ya que no muestra ninguna lesión en profundidad y los rayos X pueden mostrar un adelgazamiento de la articulación, pero no se puede ver la consistencia de cartílago.

Síntomas de la condromalacia

Los síntomas de la degeneración de un cartílago no son proporcionales al tamaño del daño, es decir, que una pequeña lesión puede provocar mucho dolor. Se puede sentir dolor en la rótula o ruidos de la articulación de la rodilla, inflamación y limitación en la movilidad.

Este dolor se produce durante el movimiento, sobre todo en la flexión, como la posición de cuclillas, al bajar cuestas o escaleras y de forma peculiar el dolor se puede incrementar después de estar largo rato sentado con la rodilla semiflexionada.

Grados de la condromalacia
Diagnóstico de la condromalacia

Tratamiento de la condromalacia

Tratamiento conservador

Una vez que el traumatólogo descarta que el problema no es genético, y por tanto, no es conveniente el tratamiento quirúrgico, el fisioterapeuta deberá tratar esas descompensaciones musculares a base de estiramientos, vendajes, pero en muchísimas ocasiones será conveniente tratar la disfunción orgánica que provoca esa descompensación muscular.

Tratamiento quirúrgico

Si el problema es ortopédico-genético la cirugía es la única terapia efectiva en estos casos, bien incidiendo sobre los huesos de la articulación para variar la inserción del tendón sobre la misma, o cortando el alerón o cualquier otra fijación de tejido conjuntivo que descompense la articulación.