SÍNDROME DE HAGLUND

Síndrome de Haglund 2018-05-28T12:13:21+00:00

¿Qué es el síndrome de Haglund?

La enfermedad de Haglund o tendinopatía de inserción es una lesión que suele darse en personas que practican deporte con impacto, sobre todo en corredores. Se localiza en el talón en la zona del tendón de Aquiles. Lo que ocurre en la enfermedad de Haglund es que al realizar la actividad física se produce un impacto continuado en los talones que, con el paso del tiempo, se puede iniciar el desarrollo de una protuberancia ósea en la parte posterior del calcáneo. Esta inflamación del hueso en el que se inserta el tendón de Aquiles produce un intenso dolor en la zona. El reposo y un adecuado tratamiento conservador puede disminuir o incluso hacer desaparecer la sintomatología. Si los síntomas se mantuvieran después de seis meses o un año, la recomendación sería realizar un tratamiento con cirugía.

Causas
Síntomas

Causas del síndrome de Haglund

Hay cierto factores que predisponen a sufrir este tipo de enfermedad, a continuación citamos los más relevantes:

  • Pies cavos y/o supinadores.
  • El uso de calzado inadecuado
  • Acortamiento de los músculos de la cadena muscular posterior de la pierna (isquiotibiales, gemelos y sóleo). Esto produce una tracción continua sobre la inserción del tendón Aquiles en el calcáneo.

 Síntomas del síndrome de Haglund

Citamos los síntomas más comunes a la enfermedad de Haglund:

  • Bultoma en el talón, aumentando el área de las partes blandas.
  • Hiperqueratosis o callosidad en esa zona posterior del talón.
  • Dolor focal en la inserción del tendón. Al comienzo de la actividad física el dolor es más prominente, después al “calentarse” la zona se alivia un poco. Hay casos en los que no hay dolor, solo la deformidad.
  • Flexión dorsal del pie dolorosa, causada por la fricción del tendón y el hueso.
  • Enrojecimiento y rozaduras en la parte que está en contacto con el calzado.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Haglund será resultado de una exploración física del paciente y una evaluación detallada de los tipos de síntomas como puede ser; tipo de dolor, inflamación del talón, enrojecimiento, callosidad, prominencia ósea…

Con las pruebas complementarias se confirma el diagnóstico:

  • Radiografía, donde se observa la exostósis o espolón en la parte posterosuperior del calcáneo.
  • Ecografía y Resonancia Magnética Nuclear, con las que se aprecia además la bursa engrosada. A su vez también se puede ver la tendinopatía del tendón de Aquiles cuando ésta se asocia. La Resonancia Magnética Nuclear es la prueba con mayor capacidad diagnóstica.

Tratamiento del síndrome de Haglund

Como comentábamos en la introducción, el tratamiento dependerá de la evolución de la enfermedad. El tratamiento inicial consistirá en:

  • Modificar el calzado, sobre todo evitar el zapato que roza en la parte posterior; Plantillas a medida, ortesis o taloneras de silicona.
  • Estiramientos de toda la musculatura posterior de la pierna para evitar la tensión en el tendón de Aquiles.
  • Ondas de Choque para disminuir el tamaño del espolón óseo y la inflamación de los tejidos. Los resultados comienzan a ser visibles en la segunda o tercera sesión.
  • Se aconsejarían las infiltraciones con corticoides solo en los casos de dolor muy intenso y limitación funcionar, ya que el tendón de Aquiles estaría en riesgo de romperse.

En caso de que el tratamiento conservador no disminuyera la sintomatología, se recomendaría el tratamiento con cirugía consistente en la resección ósea de la exostosis con sierra, bursectomía y limpieza del tendón. En todo momento se trabajaría protegiendo y evitando dañar el tendón de Aquiles.

Pautas

Pautas para prevenir la aparición del síndrome de Haglund

Se aconseja seguir dos de las medida para la prevenir la enfermedad de Haglund, sobre todo para deportistas y corredores:

  • Uso de calzado adecuado y plantillas en caso de alteración de la pisada.
  • Estiramientos a nivel de toda la cadena muscular posterior de la pierna.
  • Evitar correr en superficies duras.