TRAUMATÓLOGO PARA ROTURA DEL TENDÓN BÍCEPS EN MÁLAGA

Rotura Tendón Bíceps 2018-05-28T12:33:21+00:00

Anatomía

El bíceps junto con el músculo braquial son los músculos encargados de la flexión del codo y junto al tríceps le dan movilidad al brazo. El bíceps se compone, a su vez, de dos porciones: la cabeza corta y la cabeza larga, que parten de dos tendones proximales diferentes pero convergen en el tendón distal para anexionarse así al radio. El desgarro completo o rotura del tendón del bíceps puede realizarse tanto en los tendones proximales de la parte superior como en el tendón distal de unión con el codo.

Sintomatología del desgarro del tendón del bíceps

Los síntomas difieren mucho respecto al tipo de desgarro del tendón de bíceps que ocurra.

Cuando la rotura se ha sufrido por un desgaste continuo, como puede ser en el tendón proximal de la cabeza larga del bíceps, el dolor no suele ser fuerte y es más difícil definir la zona exacta donde se tiene el daño, es un dolor sordo. Puede darse en este caso una disminución o pérdida de fuerza y movilidad para realizar la flexión de codo.

En la rotura del tendón de bíceps que no ha sido por desgaste, sino por una acción brusca, el dolor va ser fuerte, intenso y fácilmente localizable la zona afectada por la lesión. También va a tener una pérdida tanto de fuerza como de movilidad.

También en ambos casos se suele dar la conocida deformidad o lesión de Popeye en la cual al romperse el tendón el resto del músculo se contrae creando una bola cerca del codo, en caso de que la rotura haya sido en los tendones proximales, o creando la bola cerca del hombro, si el desgarro del bíceps ha sido en la inserción distal del músculo.

Además del dolor, la pérdida de fuerza y movilidad, y de la lesión de Popeye también se pueden dar otros síntomas como un chasquido en el momento de la lesión, calambres o cardenales.

Ejercicio excéntrico

Diagnóstico

Para el diagnóstico de una rotura de un tendón del bíceps, la realización de una ecografía puede ser de utilidad para detallar el diagnóstico, pero este examen no es  tan prioritario como la realización de un examen exploratorio por parte del traumatólogo.

En este examen el Dr. Vicente de la Varga buscará en primer lugar los síntomas anteriormente descritos; después pasará a una palpación para confirmar la desaparición del tendón distal o proximal y buscará en la zona media del brazo el músculo contraído con el tendón roto anexionado a él.

Si es necesaria la cirugía, como suele ser el caso de la rotura del tendón del bíceps distal, puede confirmar la lesión antes de comenzar la operación a través de una cámara a través de una artroscopia diagnóstica. Esta última es la más invasiva de las formas de diagnóstico pero también la que más información puede darnos para realizar la operación con éxito.

Tratamiento para la rotura del tendón del bíceps

Para personas de edad avanzada y personas en las que no es recomendada la cirugía se utiliza un tratamiento tradicional que consiste en el reposo del brazo, descartar el levantamiento de peso con el mismo y cualquier tipo de trabajo; crioterapia o aplicación del frío para aplacar tanto la inflamación como el dolor; medicación antiinflamatoria, y por último una actividad rehabilitadora para poder recuperar fuerza, movilidad y/o flexibilidad en la medida de lo posible.

La no necesidad de un tratamiento quirúrgico es posible cuando solo una de las dos partes del bíceps es la dañada, la larga o la corta, ya que la otra seguirá haciendo posible la flexión del codo. Como ya hemos mencionado, la rotura más común es una rotura por desgaste del tendón proximal de la porción larga del bíceps por su roce con los huesos en la cavidad glenoidea, esto hace que la porción corta del bíceps puede seguir ejerciendo el movimiento del bíceps.

Los avances en las técnicas de operación quirúrgica, cada vez menos invasivos y más eficaces, han hecho que no sólo deportistas, jóvenes o gente que su profesión dependa del trabajo que puedan realizar con sus brazos, sino que sea recomendable para una gran parte de la población.

La cirugía de la rotura del tendón del bíceps consigue ganar estabilidad y fuerza para poder llevar una vida activa e incluso poder regresar a una actividad deportiva, y está indicada para que la operación se realice lo más pronto posible para aumentar la eficacia de la misma. Cada rotura y caso tiene su propio diagnóstico y operación, pero el objetivo es volver a fijar el tendón al hueso del que se ha desprendido.

La operación tiene un alto éxito y un buen porcentaje de recuperación, el alta se da al día siguiente y se inmoviliza el codo durante un periodo de entre 4 y semanas. Con una buena rehabilitación se consigue volver a la actividad física intensa en unos 3 y 6 meses.

Pedir cita