Traumatólogo para la rotura del tendón de Aquiles en Málaga

Aquiles 2018-05-29T09:55:20+00:00

Cuando hablamos sobre la rotura del tendón de Aquiles, nos referimos a la rotura del tendón más fuerte de todo nuestro cuerpo. El tendón también conocido como calcáneo, se encuentra en la parte posterior de la pierna y sirve para unir el gastrocnemio y el músculo sóleo al calcáneo (talón).

Este tendón en los humanos pasa por detrás del tobillo y es el más grueso y fuerte del cuerpo gracias a un entramado de resistentes fibras musculares que lo componen.

La lesión a tratar debemos dividirla en dos tipos según su gravedad:

  • Rotura parcial. Esta rotura es considerablemente más que leve que la otra, pero requiere de un rápido tratamiento con el fin de evitar que empeore y continúe un dolor considerable en el talón del paciente.
  • Rotura total. El tendón se encuentra dividido y esto nos provocará una impotencia funcional considerable, además de un dolor intenso y constante
Diagnóstico

Diagnóstico de la lesión

Para realizar un diagnóstico detallado y adecuado, el Dr. Vicente de la Varga, traumatólogo especialista y encargado de garantizar la mejora de sus pacientes, acudirá a dos técnicas básicas, comenzando por una exploración física y terminando por un diagnóstico por imagen.

Durante la exploración física, el Dr. De la Varga inspeccionará la parte inferior de la pierna con el fin de ver cualquier sensibilidad o hinchazones del paciente, y en caso de estar completamente roto el tendón es probable que pueda palpar un espacio que simbolice la rotura.

Es muy probable que con la exploración física, solo se sea capaz de diagnosticar una rotura del tendón de Aquiles, sin llegar a diagnosticar si se trata de una ruptura parcial o total. Para poner solución a esta duda, el Dr. De la Varga acudirá a las ecografías y resonancias magnéticas para dar total seguridad al diagnóstico con el fin de realizar un correcto tratamiento para sus pacientes según la gravedad de sus lesiones.

Causas de la lesión

Cuando aparece esta patología, la gran parte de los deportistas pueden no haber sufrido ningún tipo de molestia con anterioridad. Como principal regla en todo deporte, es necesario realizar programas de fortalecimiento y estiramientos previos antes de cualquier actividad, y realizarlos con el fin de reforzar el tendón de Aquiles nos ayudará a evitar sufrir una rotura de este calibre.

Es muy común que aparezca en deportes como carreras de velocidad, saltos, tenis, baloncesto, fútbol y en definitiva, deportes que como vemos hacer un excesivo y constante uso de los tobillos, ya sea para saltar, correr, o girar de forma brusca, sin embargo no necesariamente aparece tan solo en deportistas sino que personas sedentarias que no estén habituadas a realizar actividades y encuentran una obvia debilidad en el tendón de Aquiles, pueden rompérselo con tan solo bailar o dar un salto.

Hay ciertas condiciones aparte de las citadas anteriormente por las que el tendón puede encontrarse debilitado y tener más riesgo de rotura:

  • Los tobillos se ven obligados a soportar una carga de peso mayor para cualquier como por ejemplo, mantenernos en pie.
  • Las personas de cierta edad tienen una menor flexibilidad del tendón por lo que al ser forzado es más probable que se rompa.
  • Roturas anteriores.
  • Inflamaciones crónicas. Estas inflamaciones pueden ser provocadas por la artritis o diabetes.
  • Estructura del hueso anormal, pie plano o pie cavo.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico es un tratamiento al que acuden normalmente deportistas que necesitan o quieren volver cuanto antes a su actividad deportiva recuperándose de la rotura del tendón de Aquiles total lo antes posible, o simples personas que desean no tener secuelas ni riesgos en el futuro, sin embargo, el Dr. Vicente de la Varga hace uso de técnicas que le han dado maravillosos resultados en multitud de operaciones, como puede ser la cirugía FAST o mínimamente invasiva y el uso de PRP (plasma rico en plaquetas) y células madre ecoguiadas.

La cirugía FAST al contrario que la típica cirugía abierta, evita realizar grandes cortes sobre la piel o el cuerpo de los pacientes, y mediante mínimas incisiones el Dr. De la Varga podrá suturar el tendón y volver a unirlo evitando posibles infecciones, hipertrofia del tendón y desangrados innecesarios.  Es por esto por lo que a día de hoy la gente puede recuperar el 100% de sus facultades sin miedo a la típica cirugía convencional, aunque siempre podemos encontrarnos excepciones si se trata de un paciente que cuente con ciertos factores que desaconsejen toda operación.

Como comenté anteriormente, para una rehabilitación completa tras la rotura del tendón de Aquiles, el Dr. Vicente de la varga utiliza PRP (Plasma rico en plaquetas) y células madre ecoguiadas para disminuir el tiempo de rehabilitación a la mitad incluso, con óptimos resultados y sin riesgo alguno, ya que utilizan medios que provienen de la sangre de sus propios pacientes como lo son las plaquetas.

Tratamiento y ejercicios

Como todo tratamiento, se buscará recuperar la fuerza del tendón y la función completa del tobillo, pero nos encontramos con dos diferentes tratamientos que analizaremos y dividiremos según cuando se acude a cada uno.

Tratamiento conservador

Normalmente, el tratamiento conservador solo está enfocado para roturas parciales del tendón, sin embargo, puede ser lo más adecuado para personas de avanzada edad, con poca actividad o en personas médicas que ya tengan problemas médicos.

En este tratamiento, la cirugía brilla por su ausencia, y se realizará una inmovilización de 2 a 3 meses quedando enyesado el pie de 8 a 10 semanas. Una vez finalizado el periodo que nosotros mismos marcaremos según el paciente, se procederá a la rehabilitación y ejercicios para recuperar el máximo posible de funcionalidad.

Debemos tener claro algo, este tratamiento ignora todo “riesgo” de una cirugía, pero tiene un inconveniente y es que los pacientes que acuden a un tratamiento conservador, se vuelven más propensos a sufrir una segunda rotura y tienen una temporada de rehabilitación larga, perdiendo la disminución de la fuerza del tendón. Es por esto por lo que previamente aclaré que suele ser un tratamiento utilizado en gente de avanzada edad o que cuente con factores que impidan una cirugía, sin embargo, ahora veremos el por qué esto puede llegar a no ser un problema.

Tratamiento quirúrgico