¿Qué es la tibia y el peroné?

La tibia y el peroné son dos huesos situados en la pierna, entre la rodilla y el tobillo. La tibia es el hueso más largo y grueso de los dos, y el que soporta todo el peso de la articulación. En su parte superior, la meseta tibial, se encuentran los platillos tibiales medial y lateral. En la meseta tibial se da el encaje entre los platillos tibiales y los cóndilos femorales para formar la articulación de la rodilla; no obstante, dada la morfología de los platillos tibiales y femorales, el encaje entre ambas superficies no es perfecto, por lo que las superficies articulares no están firmemente asentadas (“articulación incongruente”). En la zona próxima a la rodilla, la meseta externa de la tibia encaja con el peroné, más fino y más corto que la tibia y situado en la parte exterior de la pierna. En la parte inferior, la tibia y el peroné vuelven a unirse en la articulación del tobillo.

La fractura de tibia y peroné

Una fractura de tibia y peroné puede ocurrir en un solo hueso o en los dos. El motivo de dicha fracturaes debido a un impacto directo sobre la pierna, como puede ocurrir en el fútbol o una caída. En cualquier caso, no tiene porque ser necesario un golpe violento para que se produzca la fractura ósea, puede ser suficiente un pequeño choque o un movimiento incorrecto. Una repetición de contracciones de los músculos de la pierna puede ser suficiente para provocar una fractura por estrés.

Causas

Las causas más comunes y que pueden originar esta lesión son:

  • Una fuerza directa o impacto en los huesos a lo largo de los mismos o en sus extremos.
  • Fuerzas rotacionales o indirectas en los huesos, por ejemplo, a causa de un choque fuerte.
  • Por torsión, especialmente cuando el hueso soporta carga o cuando el pie está fijo 

Tipos de fracturas

Las fracturas de tibia se pueden clasificar teniendo en cuenta su localización. Los tres tipos son:

  • Fractura de meseta tibial, son las fracturas que afectan la parte proximal o cerca de la rodilla.
  • Fractura diafisaria de tibia son las que se localizan en la parte media del hueso.
  • La fractura distal de la tibia son las que se conocen como fracturas de pilón tibial.

Cuando tenemos una fractura de tibia y peroné entre los aspectos que debemos valorar a parte de la localización, es el tipo de trazo o conminución de la fractura. La clasificación de la fractura de tibia y peroné es de tipo A /B /C según el trazo de la fractura de más simple a más compleja.

Síntomas de fractura de tibia y peroné

Los síntomas de una fractura varían según la localización y la gravedad de la lesión, pero entre los más frecuentes nos encontramos:

  • Dolor intenso.
  • La persona siente dificultad para poder caminar, soportar peso, o mover la extremidad afectada.
  • No es raro que se trate de fracturas abiertas, ya que la capa de piel y hueso que recubre la tibia es muy delgada.
  • En caso de una rotura cerrada se observa una deformidad significativa en la zona de la lesión.
  • Hinchazón.
  • Hemorragia interna.
  • Pérdida de sensibilidad.

Para tratar una fractura de tibia y peroné, se tendrá en cuenta el grado de afectación y la localización de la fractura. Hablaremos de los tratamientos posibles para lograr una mayor funcionalidad y mejor calidad de vida posible.

Diagnóstico

tratamiento fractura de tibia y peroné

El diagnóstico de una fractura de tibia y peroné se realiza a través de una exploración física, para determinar las características de la lesión, como sensibilidad, hinchazón, deformidad o si se trata de una herida abierta o cerrada.

El especialista podrá solicitar una radiografía para identificar el lugar de la fractura y determinar la extensión de la lesión a cualquier articulación adyacente. En ocasiones, el médico también puede necesitar pruebas de imágenes por tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RM).

Tratamiento de fractura de tibia y peroné

El tratamiento de la fractura de tibia y peroné dependerá de las características del paciente y la lesión. Lo principal a valorar será confirmar si existe un desplazamiento de los huesos o no. En aquellos casos en los que la fractura de tibia y peroné cambian de posición es necesaria una intervención quirúrgica para colocar unos clavos o placas metálicas para estabilizar la fractura. Si no hay desplazamiento el procedimiento recomendado consistirá en seguir un tratamiento conservador para inmovilizar la pierna con una escayola. En el caso que la fractura fuera doble, el tratamiento sería el mismo.

Para prevenir posibles dificultades en una fractura de tibia y peroné, debemos intentar seguir las siguientes indicaciones:

  • Inmovilizar la pierna inmediatamente.
  • Controlar cualquier hemorragia que pueda producirse en una fractura abierta.
  • Buscar atención médica.
  • La consolidación de los fragmentos es tanto más rápida cuanto más sólida sea la coaptación de estos.
  • Saber que el tiempo será el encargado de curar la fractura.

Como hemos comentado, las características del paciente influirán en la decisión del tratamiento. Si la persona es joven, las fracturas por separación o por aplastamiento con gran desplazamiento se hará necesaria la intervención por quirófano. La técnica mas utilizada en el tratamiento quirúrgico de las fracturas es la osteosíntesis, en la que utilizamos distintos dispositivos para reducir y fijar de manera estable las partes lesionadas. En la actualidad los materiales que se utilizan son aleaciones de titanio o polímeros bioabsorbibles.

Resumen
Fractura de tibia y peroné
Nombre del Artículo
Fractura de tibia y peroné
Descripción
Una de las lesiones más negativas del fútbol es la fractura de tibia y peroné. Os contamos cuáles son los tratamientos de recuperación
Autor