Fractura de tobillo: la importancia del tratamiento

//Fractura de tobillo: la importancia del tratamiento

Sabias que cerca de 2 millones de personas visitan urgencias por problemas de tobillo. La fractura de tobillo es muy común entre jóvenes y adultos ya sea por una caída, golpe, o torcedura. Las fracturas de tobillo se clasifican según el tipo de fractura y los huesos afectados. Suele ser muy común una rotura de peroné (maléolo externo). La articulación del tobillo llamada articulación tibioastragalina es una articulación sinovial formada por un extremo distal de la tibia, el maléolo medial; el extremos proximal del peroné, maléolo externo; la parte superior del astrágalo; los ligamentos y la cápsula articular.

¿Qué es una fractura de tobillo?

Cada una de las partes del tobillo mencionadas, tienen una función precisa sobre el tobillo. El peroné y la tibia permiten el movimiento hacia adelante y hacia atrás, el astrágalo soporta la transmisión de las fuerzas del peso corporal.  La articulación del tobillo realiza los movimientos de dorsiflexión, flexión plantar, inversión y eversión.

Las fracturas puede ser unimaleolar (del maléolo medio o del peroné), bimaleolar se refiere a ambos maléolos, es decir las fracturas de tobillo en las que se ve afectado el maleolo tibial y la parte distal del peroné. Otras de las posibles fracturas puede ser la triomaleolares (con desgarro de la parte posterior de la tibia).

Aunque no es muy común, se puede llegar a fracturar solamente el peroné, lo que se denomina fractura aislada de peroné, pero es importante tener una buena valoracion, ya que en ocasiones estas fracturas tienen una lesión del ligamento medial y se denominan fractura equivalente bimaleolar. Las fracturas más complejas que presentan una fractura en la parte posterior de la tibia, se denominan fracturas trimaleolares.

Diagnóstico de la fractura de tobillo

Para diagnosticar una fractura de tobillo generalmente se suele utilizar una radiografía simple de tobillo. Permite valorar la fractura del peroné y del maléolo tibial. En algunas ocasiones se requiere de un TAC de tobillo para valorar las partes de fractura lesionada, sobretodo en el caso de fracturas más complejas o fracturas de pilón tibial. Tenemos que tener en cuenta las diferentes clasificaciones de las fractuaras de tobillo o bimaleolares, las dos que se usan con mayor frecuencia son:

  1. Clasificación de Laugen-Hansen:

Se basa en el mecanismo de acción de la lesión. La primera palabra nos dice la posición del pie en el momento del accidente y la segunda la dirección o sentido de la fuerza traumática.

  • Fracturas en pronación-abducción.
  • Fracturas en supinación-aducción.
  • Fractura por pronación-rotación externa. La más frecuente.
  • Fractura por supinación-rotación interna.
  1. Clasificación de Weber

La que tiene en cuenta la localización de la fractura de peroné. Las fracturas se clasifican en fracturas infrasindesmales, transindesmales y suprasindesmal. El tratamiento recomendado dependerá del tipo de fractura. Según el tipo y la clasificación de la fractura se realiza un tratamiento u otro.

  • Tipo A: rotura por debajo de la sindesmosis. Existe estabilidad en la horquilla, el tratamiento con escayola suele ser suficiente.
  • Tipo B: la rotura es en la sindesmosis, ya no está garantizada la estabilidad, en la mayoría de los casos se suele efectuar tratamiento quirúrgico.
  • Tipo C: rotura por encima de la sindesmosis. En la mayoría de los casos se requiere tratamiento quirúrgico.

Tratamiento de las fracturas de tobillo

Tener una recuperación adecuada con resultados satisfactorios depende del tratamiento recomendado para la fractura de tobillo. El tratamiento puede ser conservador o quirúrgico. Se debe garantizar la estabilidad y correcto funcionamiento de las articulación tibioperoneoastragalina, que conforma el tobillo. La falta de congruencia articular o la inestabilidad funcional pueden conducir a la aparición de artrosis de tobillo.

El tratamiento con yeso se llevara a cabo durante 6 u 8 semanas con el pie situado a 90º. Cuando requiere de una reducción se lleva a cabo una reducción ortopédica y el paciente se queda hospitalizado con vigilancia por posibles problemas de compresión por el yeso, que se cambiará a los 7 o 10 días, repitiendo la reducción, y se vuelve a colocar una bota de yeso por 3 o 4 semanas sin poder apoyar el pie. Con los controles radiológicos se comprobara si la reducción ha tenido efecto. Al terminar este período se vuelve a incorporar otra bota de yeso por otras 3 o 4 semanas pero con posibilidad de apoya y comenzar con marcha progresiva, controlando el dolor, el edema y la tolerancia de que cada paciente. En caso de aparición de edema se debe disminuir las horas que el paciente permanece de pie y elevar el miembro. A las 6 o 8 semanas se retira el yeso y si tras el control radiológico la reducción ha tenido el resultado esperado se recomendará comenzar la rehabilitación.

Las fracturas que requieran intervención quirúrgica son las fracturas suprasindesmales o fracturas con inestabilidad articular. El objetivo de la cirugía es reducir los fragmentos óseos desplazados, reducir la subluxación si aún persiste y conseguir la reducción de la mortaja tibio-peronea, consiguiendo que el astrágalo recupere su posición perfecta. El tratamiento quirúrgico se realiza siempre que la reducción haya sido un fracaso o que haya un gran desplazamiento y una inestabilidad articular, se conoce como cirugía de reducción abierta o CRAFI. Se disponen los huesos correctamente a través de incisiones realizadas en la cara lateral o externa del tobillo y se fijan en su lugar con placas y tornillos de metal. Se realiza una inmovilización con bota de yeso hasta que la fractura cicatrice completamente que normalmente toma entre 2 a 3 meses.

Rehabilitación de la fractura de tobillo

Después de recibir el tratamiento adaptado a nuestro tipo de fractura de tobillo, es recomendable seguir una rehabilitación con el especialista para asegurarnos una recuperación plena. Según nuestro tratamiento deberemos tener en cuenta los siguientes ejercicios:

Durante el yeso, tras el tratamiento ortopédico realizar;

  • Masaje circulatorio del resto del miembro inferior libre
  • Ejercicios de movilización de las articulaciones y fortalecimiento muscular de articulaciones libres y no afectadas (dedos de pie, rodilla, cadera)
  • Contracciones isométricas de tríceps y del tibial anterior bajo el yeso, y del cuádriceps
  • Ejercicios respiratorios y posición regular en declive
  • Si se colocase un yeso de marcha se realizará aprendizaje y corrección de la marcha con bastones
  • Movilizaciones de rótula

Con la retirada del yeso, tener en cuenta;

  • Masaje circulatorio del pie y miembro inferior
  • Vendaje elástico de contención durante el día
  • Termoterapia: baños de parafina, parafango
  • Electroterapia: baja frecuencia, ultrasonidos
  • Movilizaciones activo-asistidas de pie y rodilla
  • Fortalecimiento progresivo de musculatura de pie y tobillo
  • Corrección de la marcha
  • Propiocepción
  • Ejercicios funcionales y readaptación al esfuerzo

Si recibimos un tratamiento quirúrgico con yeso acolchado, con férula amovible o sin yeso tenemos que evitar la atrofia muscular, la osteoporosis y la flexibilidad articular. Por lo que te aconsejamos:

  • Masaje circulatorio de todo el miembro
  • Posición declive y ejercicios respiratorios
  • Movilización progresiva activa sin resistencia y activa-asistida muy suave
  • Movilización activa y contra resistencia del antepié y dedos
  • Contracciones isométricas de la musculatura del tobillo
  • Cuidado muscular de las articulaciones vecinas

En un tratamiento quirúrgico con yeso completo, la rehabilitación con el fisioterapeuta es igual que el recibido con tratamiento ortopédico. Cuando se retira el yeso también es el mismo pero incorporando el masaje de cicatriz y se tiene especial cuidado con el material de osteosíntesis.

Resumen
Fractura de tobillo: la importancia del tratamiento
Nombre del Artículo
Fractura de tobillo: la importancia del tratamiento
Descripción
Sabias que cerca de 2 millones de personas visitan urgencias por problemas de tobillo. La fractura de tobillo es muy común entre jóvenes y adultos.
Autor
By | 2018-08-03T11:30:53+00:00 julio 26th, 2018|lesiones articulares|0 Comments
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario