La pubalgia, asimismo conocida como osteopatía del pubis o entesis pubiana, es una patología muy común mayoritariamente entre los deportistas. Normalmente, los que suelen sufrirla con más frecuencia son los futbolistas, los que practican deportes tales como baloncesto y balonmano, con raqueta como pádel, tenis o squash, así como corredores, ciclistas y atletas de distintas disciplinas como pueden ser levantadores de pesas o practicantes de artes marciales.

Estamos hablando de un tipo de lesión que afecta más a los hombres que a las mujeres, pues la mayoría de actividades que pueden desencadenar problemas en el pubis son llevadas a cabo más por varones. Sin embargo, las diferencias morfológicas entre los dos sexos no influyen a la hora de generarse esta dolencia.

¿Qué es una pubalgia?

Podríamos denominar a esta afección como un dolor de pubis difuso que se va desarrollando tras unas semanas o incluso meses, presentándose en primera instancia al realizar actividades deportivas, para luego hacerlo también en las tareas normales de la vida cotidiana.

Se trata de una dolencia incapacitante, además de muy molesta y muy difícil de erradicar cuando se desencadena. Podemos clasificar a esta patología en base al grado de su afección:

  • Alta. Se denomina de rango alto cuando afecta a los abductores abdominales.
  • Baja. Se la acostumbra a llamar baja cuando se produce en los abductores, afectando generalmente al abductor medio.
  • Mixta. En este último caso, la tendinopatía engloba a ambos grupos de abductores.

Tipos de pubalgias

En gran parte de los casos, en concreto en el 90%, la pubalgia es originada a raíz del deporte. No obstante, existe un 10% de los pacientes que las sufre por otras causas. Clic para tuitearDicho esto, podemos diferenciar esta patología en dos tipos distintos, según si se trata de crónica o traumática:

Pubalgia crónica

Este tipo se debe a una inflamación de los abductores o de la inserción del recto abdominal, es decir, estamos hablando de una patología osteo-tendino-muscular y parietal-abdominal que somete a la pelvis a tracciones musculares.

Pubalgia traumática

Esta otra variación de la enfermedad es a causa de un traumatismo en la sínfisis púbica. Los motivos pueden ser varios, como por ejemplo una caída sobre un pie que eleva una rama pubiana, dando lugar al estiramiento excesivo de los ligamentos púbicos, originando un bloqueo en la zona pubiana en la parte superior. Asimismo, una tensión fuerte y desprevenida de los músculos abductores puede generar un deterioro de los ligamentos, así como de las inserciones pubianas.

¿Qué produce esta patología en el pubis?

Los factores más habituales que predisponen a problemas en el pubis son los siguientes:

  • Uso excesivo. Una de las causas principales es el sobreuso o lo que es lo mismo, movimiento repetidos corriendo, que pueden ser dando patadas o cambiando la dirección. Es muy frecuente en los futbolistas, por ello la pubalgia también se conoce en el fútbol como hernia del futbolista.
  • Traumas repetitivos. Los traumatismos de repetición en los deportes de contacto son la causa de microlesiones en los ligamentos estabilizadores.
  • Zonas debilitadas. Áreas de debilidad en la parte posterior del abdomen a raíz de esguinces de repetición en los músculos abductores, displasia de cadera, hiperlordosis lumbar, espondilolisis o deficiencias de la pared abdominal. 
  • Embarazo. La hiperlaxitud de ligamentos durante el embarazo puede llegar a aumentar la tensión sobre la sínfisis, provocando los problemas de pubis.
  • Entrenamientos inadecuados. Esto sucede tras un calentamiento erróneo o insuficiente, así como una mala técnica. Asimismo influyen, el calzado, los cambios en la superficie de entrenamiento y  la pérdida de forma física.
  • Factores anatómicos incorrectos. La rigidez articular sobre todo en cadera, rodilla y lumbar baja puede provocar la pubalgia. De igual modo, las alteraciones biomecánicas y de la pisada, la debilidad en músculos aductores, glúteos o estabilizadores del core y el acortamiento de éstos músculos o isquiotibiales o flexores de cadera.

Síntomas más comunes

Uno de los síntomas más característicos son el dolor de pubis o parte baja del abdomen, así como de los muslos. Se trata de una dolencia que se agudiza con los días y que se irradia en dirección al músculo.

Inicialmente, el dolor suele aparecer tras realizar la actividad física intensa o después de un entrenamiento. Seguidamente y al poco tiempo, vuelve a aparecer durante la misma y en el inicio, impidiendo que le paciente pueda continuar con su actividad.

Cuando la enfermedad llega a su fase más aguda, se trata de una patología muy dolorosa que incluso aparece cuando se está en total reposo. Esto conlleva un impedimento de la realización de movimientos básicos y simples como por ejemplo cruzar las piernas, afectando de forma muy negativa en la calidad de vida del paciente.

En los casos menos severos, los problemas de pubis podrían curarse en un termino aproximado de unas ocho semanas, siempre y cuando se haya recurrido a un tratamiento especifico para solventarlo.

De hecho, se sabe que cuando el traumatólogo cambia el diagnóstico de un problema en la parte púbica o pélvica más de tres veces, en un corto periodo que puede ser de dos a tres semanas, seguramente se esté enmascarando un cuadro de pubalgia.

¿Qué tipo de tratamientos existen?

La clave para el tratamiento del pubis es el reposo, acompañada de antiinflamatorios para reducir el dolor en lo máximo posible, así como la inflamación producida en los tendones afectados. Cuando la mejoría se hace evidente, será necesaria una rehabilitación para impedir que el paciente vuelva a recaer. Dicha terapia puede incluir fisioterapia, osteopatía o según el caso, incluso electroestimulación.

Para casos más agravantes como la denominada pubalgia crónica que hemos mencionado en puntos anteriores, el tratamiento a seguir irá más allá del citado. Esto implica una intervención quirúrgica para reducir la presión en exceso que los abdominales y abductores ejercen sobre el pubis, siendo la única solución para aminorar o finiquitar el problema.

Pese a todo, lo mejor para no tener que recurrir a soluciones más drásticas (pues sabemos que a nadie le gusta pasar por el quirófano) es acudir cuanto antes a un especialista para que nos haga un estudio de nuestro problema y nos dictamine una manera de solventarlo, en cuanto antes. Recuerde que la prevención es la mejor de las medicinas. ¡No espere y póngase en contacto con nosotros en nuestro portal!

Resumen
Pubalgia: un dolor de pubis muy intenso
Nombre del Artículo
Pubalgia: un dolor de pubis muy intenso
Descripción
La pubalgia, asimismo conocida como osteopatía del pubis o entesis pubiana, es una patología muy común mayoritariamente entre los deportistas
Autor