Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

Qué es el síndrome piramidal

síndrome piramidal
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

La región de la cadera es una zona muy sensible y que puede limitar mucho nuestro día a día si nos la lesionamos. Son muchas las lesiones de cadera que vemos a diario en nuestro centro. Una bastante habitual es el síndrome piramidal, que sin embargo las personas no suelen haber escuchado en su vida. En este artículo vamos a explicar qué es, cuáles son sus síntomas y cómo se puede tratar.

¿Qué es el síndrome piramidal?

El síndrome piramidal consiste en el acortamiento del músculo piramidal o piriforme, causando una compresión del nervio ciático a la altura de la cadera. El recorrido del nervio ciático empieza en la zona lumbar de la columna y desciende hacia las piernas. Esto hace que una compresión a nivel del músculo piramidal, en la cadera, provoca el adormecimiento, hormigueo y dolor en el recorrido del nervio ciático, causando una pseudociática.

Diagnóstico del síndrome piramidal

En esta lesión es clave realizar un diagnóstico, ya que es frecuente confundirla con una ciática y aplicar un tratamiento incorrecto. El dolor que que siente cuando el nervio ciático está siendo presionado desde su origen en la zona lumbar, puede llegar hasta los dedos de los pies. Sin embargo, cuando se trata del síndrome del piramidal, el dolor va por la zona posterior del muslo sin llegar a pasar la rodilla. Por eso se dice que es como una falsa ciática o pseudociática.

El principal síntoma es una fuerte dolor en la zona del glúte0, como una sensación de “mordisco”, y en ocasiones puede venir acompañado de una sensación de hormigueo o entumecimiento. El dolor puede aparecer como un latigazo, junto con una sensación de quemazón, incluso como un dolor sordo. En función de cómo sea la compresión nerviosa, el dolor puede llegar a distinta zonas del recorrido nervioso:

  • Cuando se trata de un músculo piramidal acortado, podemos tener puntos gatillo activos, los cuales nos van a dar un dolor referido desde la zona glútea hasta la cara posterior del muslo, sin sobrepasar la rodilla.
  • En algunos pacientes, los puntos gatillo pueden activar los de la musculatura que está a su alrededor, concretamente el glúteo menor y medio. En esta zona notaremos como un dolor que puede bajar hasta el tobillo, recorriendo toda la cara posterior de la pierna.
  • En caso de existir un atrapamiento del nervio ciático, el dolor se manifiesta a lo largo de todo el trayecto del nervio.

Además también hay otros síntomas asociados como pueden ser:

  • Necesidad de cambios posturales cuando estamos mucho tiempo sentados para aliviar el dolor.
  • Incremento de dolor cuando pasamos mucho tiempo sentados, de pie, durante la marcha, al incorporarnos desde la posición de estar sentados y también al cargar peso.
  • Mayor dificultad cuando queremos cruzar las piernas.

Tratamiento del síndrome piramidal

Lo habitual es empezar con un tratamiento que consistirá en recibir sesiones de fisioterapia. El objetivo será eliminar los factores que están causando que aparezca este síndrome en el paciente. Dentro de la terapia manual, se buscará relajar la musculatura para evitar tensiones. Para ello, se seguirán las siguientes técnicas:

  • Aplicar masajes de descarga sobre las bandas tensas musculares.
  • Tratar la musculatura con técnicas de presión sobre los puntos gatillo miofasciales, incluso en ocasiones con técnicas de fisioterapia invasiva como punción seca o EPI (Electrolisis Percutánea Intratiruslar).
  • Tratar los músculos que se encuentra en la zona, especialmente la que por una posible coactivación muscular pueda verse también afectada. Concretamente estamos hablando de glúteos, musculatura pelvitrocantérea e isquiotibiales.
  • Explorar la articulación de la cadera donde interviene el músculo, ya que se puede ver afectada por una movilidad incorrecta causa por el dolor y que puede provocar una mayor tensión sobre el músculo.
  • Estirar de manera pasiva o asistida del músculo piriforme y del resto de músculos que estén implicados. Se debe enseñar dichos ejercicios al paciente para que los realice de manera diaria en casa por su cuenta.

Para el largo plazo, lo importante será tomar medidas para prevenir que vuelva a aparecer. La prevención consistirá en hacer mayor énfasis en un calentamiento correcto y cuidadoso para preparar a todas las estructuras de la cadera, antes de empezar actividades físicas más intensas.

Una vez finalicemos la actividad física, necesitaremos que nuestro cuerpo vuelva a la calma tras un tiempo de relajación y recuperación. Esto es muy importante, ya que esta lesión suele aparecer en personas que llevan acabo un sobreentrenamiento para el que no están preparados. Tan importante es realizar un buen calentamiento previo como estirar una vez acabemos la sesión de entrenamiento.

La flexibilidad juega un papel clave, es decir, que el músculo puedan dar movilidad y sujeción sin sufrir distensiones ni un estiramiento excesivo. Por que esto no ocurra debemos mantener los músculos y tendones flexibles, siguiendo un plan de estiramiento que esté diseñado por un profesional.

Además, otro factor importante en la prevención será el fortalecimiento y acondicionamiento de los músculos y estructuras de la cadera, glúteos y zona lumbar.

Resumen
Qué es el síndrome piramidal
Nombre del Artículo
Qué es el síndrome piramidal
Descripción
Nuestros profesionales explican en qué consiste el síndrome piramidal y cuáles son los posibles tratamientos
Autor
Editor
CAMDE
Publisher Logo
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Translate »
Abrir el chat