El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Los músculos y el hueso son los que nos ayudan a impulsar el talón del suelo o empinarnos sobre los dedos de los pies. Estos músculos, junto con el tendón de Aquiles los usamos para caminar, correr y saltar. La rotura del tendón de Aquiles o su desgarro ocurre cuando se estira demasiado.

Rotura del tendón de Aquiles 

El tendón de Aquiles es un cordón fibroso muy fuerte, como hemos comentado, si estiramos excesivamente el tendón de Aquiles, puede desgarrarse (romperse) total o parcialmente.

Si nos ocurriera que el tendón de Aquiles se desgarra, es posible que oigamos un chasquido, seguido inmediatamente de un dolor agudo en la parte trasera del tobillo y la pantorrilla, afectando nuestra capacidad de caminar. La forma habitual para reparar la rotura es realizar una cirugía. Sin embargo, para otra parte de personas lesionadas, el tratamiento no quirúrgico también funciona.

Síntomas de rotura del tendón de Aquiles

Podrías no presentar síntomas con la rotura del tendón de Aquiles, pero la mayoría de las personas sentirán los siguientes signos:

  • Sensación de haber recibido un golpe en la pantorrilla.
  • Dolor intenso.
  • Hinchazón cerca del talón.
  • Dificulta para doblar el pie hacia adentro o de «empujar» la pierna lesionada hacia adelante al caminar.
  • Imposibilidad de pararse en puntas de pie sobre la pierna lastimada.
  • Oír sonido de rotura o quiebre cuando ocurre la lesión.
  • Observar moratones en la pierna o el pie.

Causas de que se rompa el tendón de Aquiles 

Entre las funciones del tendón de Aquiles se encuentra la posibilidad de apuntar el pie hacia abajo, levantar los dedos del pie y empujar el pie hacia adelante al caminar. El tendón de Aquiles forma parte de nuestro día a día, lo usamos cada vez que caminamos o movemos el pie.

Cuando ocurre una rotura del tendón de Aquiles suele localizarse a unos 6 cm del punto en el que se une al hueso del talón. Esta parte puede tender a romperse si recibe poco flujo de sangre, lo que también puede afectar a su capacidad de recuperación.

Lo más común es que la rotura se produzca por un aumento repentino de la presión ejercida sobre el tendón de Aquiles, como:

  • Incrementar la intensidad de la actividad deportiva, sobre todo, en deportes que implican saltar
  • Caer de lo alto
  • Pisar un hoyo

Factores de riesgo de rotura del tendón de Aquiles 

Los factores de riesgo de rotura del tendón de Aquiles:

  • Ser hombre: es cinco veces más probable que la rotura del tendón de Aquiles afecte a hombres.
  • Deportes recreativos.
  • Inyecciones de esteroides. A veces los médicos inyectan esteroides en la articulación del tobillo para reducir el dolor y la inflamación, pero estos medicamentos pueden debilitar los tendones cercanos, y se asocia a roturas del tendón de Aquiles.
  • Determinados antibióticos.

Consejos para prevenir la rotura del tendón de Aquiles

Las pautas que debes seguir si quieres reducir el riesgo de sufrir una rotura del tendón de Aquiles son las siguientes:

  • Estira y fortalece los músculos de la pantorrilla.
  • Cambia tus ejercicios. Alterna deportes de alto impacto, como correr, con deportes de bajo impacto, como caminar, nadar o andar en bicicleta. Evita realizar ejercicios que provoquen tensión excesiva en los tendones de Aquiles, como la carrera de montaña y las actividades de salto.
  • Presta atención a las superficies para correr. Evita las superficies duras o resbaladizas.
  • Utiliza ropa y calzado adaptado a las necesidades ambientales y terreno.
  • Aumenta gradualmente la intensidad del entrenamiento.
  • Evitar los zapatos de tacón alto.

Diagnóstico de rotura del tendón

El especialista para poder confirmar un diagnóstico de rotura del tendón de Aquiles realizará:

  1. Exploración física, para poder notar cualquier signo del hachazo en el cuerpo del tendón.
  2. Pruebas complementarias (Ecografía/RNM)

Para determinar el tipo de desgarro del tendón de Aquiles es probable que el médico necesite una resonancia magnética.  Existen dos tipos de lesión del tendón de Aquiles que podemos encontrar:

  • Una rotura parcial. Significa que solo una parte del tendón se encuentra bien.
  • Un desgarro completo. Significa que el tendón está completamente roto y los 2 lados no están unidos el uno al otro.

Tratamiento para la rotura del tendón de Aquiles

Existen dos tipos de tratamientos para la rotura del tendón de Aquiles:

  1. Cirugía: Es el tratamiento utilizado en la mayoría de los casos
  2. Conservador: El tratamiento conservados se suele utilizar en pacientes de baja demanda deportiva y mal estado general. En estos casos, se suele utilizar un yeso, un aparato ortopédico, una férula o una bota durante unas 6 semanas. Durante este tiempo. Si tienes un yeso, este cubrirá el pie y subirá hasta la rodilla. Los dedos del pie estarán apuntando hacia abajo. El yeso se cambiará cada 2 a 3 semanas para ayudar a estirar el tendón. Si tienes un aparato ortopédico, una férula o una bota, te impedirá mover el pie para evitar una lesión mayor.

Aliviar los síntomas de rotura del tendón

Para aliviar los síntomas de la rotura del tendón de Aquiles te aconsejamos seguir los siguientes consejos:

  • Colocar una bolsa de hielo en la zona que acabas de lesionarte. después de lesionarse.
  • Usar almohadas para elevar la pierna por encima del nivel del corazón cuando descanses.
  • Mantener el pie elevado al estar sentado.
  • Tomar ibuprofeno (como Advil o Motrin), naproxeno (como Aleve o Naprosyn) o paracetamol (como Tylenol) para el dolor.

 

Resumen
Rotura del tendón de Aquiles
Nombre del Artículo
Rotura del tendón de Aquiles
Descripción
El tendón de Aquiles es un cordón fibroso muy fuerte, pero si lo estiramos excesivamente podríamos sufrir una rotura del tendón de Aquiles.
Autor