¿Qué es el síndrome de la banda iliotibal?

El Síndrome de la banda Iliotibial es una lesión muy frecuente en los corredores debido al sobreesfuerzo de los tejidos blandos en la parte distal del muslo, más concretamente en la zona externa de la rodilla. A este síndrome también lo conocemos como “rodilla del corredor”.  Ocurre una irritación de la zona lateral de la rodilla causada por el deslizamiento repetido entre el tendón de la banda iliotibial y el epicóndilo externo del fémur.

El nombre de banda iliotibial viene dado por las características de su forma de banda, es un tejido grueso y fibroso que va de la cadera hasta la zona externa y se inserta en la tibia. Cualquier cambio de ritmo en el entrenamiento, ya sea el calzado o el terreno, podría producir un roce anormal y continuado de la banda iliotibial con epicóndilo lateral del fémur y el movimiento repetido de flexo-extensión de la rodilla durante la carrera provocando la inflamación de la zona. En ocasiones, al inflamarse puede haber un dolor referido en la cadera.

El objetivo de la banda iliotibial es estabilizar la rodilla funcionando como ligamento, y ayudando a realizar cuatro movimientos:

  1. Flexión de rodilla cuando esta se encuentra a más de 30º.
  2. Extensión de rodilla cuando esta se encuentra a menos de 30º.
  3. Ayuda a la rotación interna de la cadera cuando esta flexionada 30º.
  4. Movimiento de abducción de cadera.

Causas del síndrome de la banda iliotibial o rodilla del corredor

sindrome de la banda iliotibial

¿Qué ocurre cuando corremos? el epicóndilo lateral del fémur roza con la zona posterior de la banda iliotibial justo con la fase de apoyo de talón que se produce con la rodilla a 30º. Sentimos el dolor a los 15 minutos después de comenzar a correr teniendo la sensación de sobrecarga antes de tiempo y viéndonos obligados a disminuir el esfuerzo. El dolor no disminuye con la actividad, sino que va en aumento y empeora cuando bajamos el ritmo, entrenamos en terrenos irregulares y/o corremos cuesta abajo.

Las causas del síndrome pueden ser muy diversas, por lo que es importante que tengamos en cuenta los siguientes aspectos:

  1. El tipo de carrera que realicemos. Son distintas las repercusiones de un corredor de larga distancia que otro de velocidad. El corredor de larga distancia tiene más probabilidades de sufrir el síndrome ya que tiene mayor incidencia sobre la banda iliotibial. El método y la técnica de un corredor de larga distancia presenta un mayor apoyo de talón que los velocistas que en muchas ocasiones no llegan ni a tocar el suelo.
  2. El terreno de la carrera. Entrenar o correr en superficies duras empeoran la situación y también suele ser más frecuente que la pierna lesionada es la que corre por la parte más baja de la pista.
  3. El tipo de calzado deportivo.El calzado es una de las cosas más importantes. Las zapatillas tienen que ajustarse al peso, el terreno, uso y características de pie. Es fundamental asegurar que el calzado se encuentra en buen estado para renovarlas si fuera necesario.
  4. Problemas biomecánicos. Si somos corredores es recomendable acudir con asiduidad al podólogo para realizar un estudio biomecánico de la pisada que nos permita saber cuál es la forma y la función de nuestros pies. En el síndrome de banda iliotibial es necesario estudiar nuestra pisada, y realizar un estudio biomecánico completo para prevenir con plantillas o zapatillas.
  5. Posibles dismetrías. Aunque nos parezca extraño, muchos de nosotros podemos tener una pierna más corta que la otra, y sin saberlo dañando la rodilla de la pierna más corta que es la que recibe mayor castigo.

¿Qué podemos hacer cuando se inflama la banda iliotibial?

Para calmar el dolor y la inflamación del síndrome de banda iliotibial podemos aplicar frío con hielo, utilizando una toalla para evitar quemar la zona y no exceder los 10 minutos. Lo más útil es congelar una botella pequeña de agua y poder usarla al mismo tiempo para masajear la zona dolorida recibir el frío para la inflamación.

También, es importante guardar reposo relativo hasta visitar al médico y tengamos un diagnóstico de un fisioterapeuta, evitando las actividades deportivas sobre todo las relacionadas con correr o las domésticas que causen dolor.

Tratamiento del síndrome de la banda iliotibial

No es complicado establecer un diagnóstico de este síndrome mediante la simple exploración física, pero puede ser conveniente que nuestro médico realice distintas pruebas para descartar otras posibles lesiones con sintomatología similar.

El tratamiento fisioterapéutico se lleva a cabo para restablecer el tono de la musculatura afectada con técnicas como el masaje, u otras miofasciales, además de fortalecer y preparar los músculos de la zona. Para conseguir una buena recuperación es necesario combinar diferentes ejercicios.

Como hemos podido comentar, debemos seguir las indicaciones del especialista y no reiniciar la práctica deportiva hasta que el dolor no haya cesado completamente y la recuperación sea completa. Además, tendremos que entrenar lenta y gradualmente, llevando a cabo progresivamente intervalos de carrera a ritmos altos, pero siempre en superficie lisa. Con el tiempo y el entrenamiento progresivo iremos alcanzando nuestro rendimiento para recorridos largos sobre superficies irregulares.

Si el tratamiento para el síndrome lo iniciamos a tiempo y lo seguimos con regularidad suele ser suficiente para resolver el síndrome de la banda iliotibial, pero en algunos casos cuando se complica la lesión puede ser necesaria una intervención quirúrgica, en cuyo caso la recuperación completa se puede alcanzar en los dos meses posteriores.

Resumen
Causas del sindrome de la banda iliotibial
Nombre del Artículo
Causas del sindrome de la banda iliotibial
Descripción
El Síndrome de la banda Iliotibial es una lesión muy frecuente en los corredores debido al sobreesfuerzo de los tejidos blandos en la parte distal del muslo
Autor