Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

Tratamiento de la fractura de las falanges

fractura de las falanges
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

La fractura de las falanges de dedo puede ser de muchas formas y tamaños. La mayoría de las fracturas de los dedos tienen tratamientos simples, mientras que otras pueden necesitar de una intervención quirúrgica. Es importante diagnosticar la lesión ósea para que se pueda iniciar el mejor plan de tratamiento.

Causas de la fractura de las falanges

La mayoría de las fracturas de los dedos son causadas intentando proteger el cuerpo. Los dedos son la primera parte del cuerpo que entra en contacto con una superficie dura, u otro objeto que puede causar lesiones. Las fracturas de los dedos también se producen como resultado de lesiones por aplastamiento. Además, las fracturas de los dedos pueden ocurrir como resultado de lesiones rotatorias o de torsión.

A veces, se puede producir una fractura como resultado de un hueso anormal dentro del dedo. Esto es muy típico cuando el paciente presenta un encondroma que no ha sido diagnosticado. Los osteocondromas son lesiones benignas que aparecen dentro de las falanges y que las debilitan. En muchas ocasiones los encondromas debutan como una fractura ante un traumatismo mínimo. Este tipo de fractura se denomina fractura patológica y es el resultado de un debilitamiento del hueso, lo que lleva a la susceptibilidad a la fractura. Otras causas comunes de fracturas patológicas en el dedo incluyen tumores, infección y osteoporosis.

Síntomas de un dedo roto

Los signos de un dedo con fractura de una falange incluyen:

  • Dolor
  • Hinchazón
  • Dificultad para doblar el dedo.
  • Deformidad del dedo.
  • Otros problemas de los dedos pueden tener síntomas similares, como infecciones, dislocación y lesiones en los tendones. Por lo tanto, es importante que se evalúe una lesión si no está seguro del diagnóstico.

Si una lesión se trata como un esguince, cuando en realidad es una fractura que requiere un tratamiento específico, un diagnóstico tardío puede llevar a un peor resultado a largo plazo. A menudo, esto significa movilidad limitada o deformidad de un dedo. Por esta razón, cualquier lesión sospechosa en el dedo debe ser evaluada por un cirujano para determinar si se necesita una radiografía.

Cómo diagnosticar la fractura de un dedo

Si tiene síntomas de un dedo roto, es probable que solicitemos una radiografía para determinar si hay una fractura. No todas las fracturas se muestran bien en una sola radiografía, por lo que puede ser necesario obtener múltiples radiografías en diferentes orientaciones si el diagnóstico no está claro.

El examen del dedo lesionado es muy útil para guiar el tratamiento: puede ayudar a determinar si hay acortamiento o rotación del dedo como resultado de la lesión y puede ser útil para asegurar que no haya daño en el tendón u otra lesión que pueda alterar las recomendaciones de tratamiento.

¿Hay que operar las fracturas de dedos?

Las indicaciones para operar una fractura de falange son muy parecidas a las de una fractura de metacarpiano, y son:

  • Fracturas irreductibles: aquéllas que no se pueden reducir mediante maniobras externas, en tal caso necesitan intervención quirúrgica.
  • Malrotación: cuando el dedo aparece girado necesita de tratamiento, en muchas ocasiones mediante cirugía.
  • Intraarticulares: también necesitan cirugía para asegurar que se ha posicionado la superficie de la articulación de forma correcta.
  • Subcapitales: suelen cursar con desplazamientos, ya que son bastante inestables, por lo que necesitan cirugía.
  • Abiertas: necesitan cirugía para limpiar el foco d ela fractura, alinearla y colocar los tejidos que la rodean.
  • Pérdida de sustancia ósea: necesitan cirugía para optimizar la colocación del hueso y planificar la adición de injertos de hueso esponjoso o corticoesponjoso.

Tratamiento de la fractura de las falanges

Si no hay fractura visible en la radiografía después de un traumatismo importante, se puede aplicar una pequeña férula para proteger el dedo lesionado durante unos días, lo que servirá para calmar el dolor. En algunos casos, el dedo de al lado se puede usar como una férula.

Tratamiento de la fractura del dedo

La reducción anatómica consiste en colocar el hueso en la misma forma y posición que antes de haberse fracturado. Es la forma óptima de tratamiento. Para conseguirlo a veces es necesario realizar osteosíntesis rígidas. En otras ocasiones se puede conseguir con fijación elástica.

Cuando el dedo está fuera de posición, la deformidad puede necesitar ser corregida o “reducida”. A menudo esto se puede hacer bajo anestesia local. En este caso, se administra una inyección en los nervios en la base del dedo. La inyección de anestesia en el dedo y permite manipular la fractura y corregir la deformidad.

En éstos casos se coloca una férula de yeso. Aunque la férula necesita tres semanas de inmovilización, este tratamiento es el menos agresivo y que menos cicatrices internas produce. A la larga, es el tratamiento que suele producir mejores rangos de movimiento ya que se produce menos cicatriz interna.

Si la fractura ha causado alteración en las articulaciones, si es inestable o si la deformidad no se puede corregir, es posible que sea necesaria una cirugía para realinear y mantener los fragmentos rotos en su lugar. La cirugía abierta no tiene indicación en fracturas con mucha conminución ya que las placas y tornillos no son capaces de sostener fragmentos muy pequeños de hueso.

Rehabilitación de fractura de las falanges

Nuestros dedos son capaces de hacer movimientos muy finos y coordinados, y la interrupción de este movimiento puede tener un impacto tremendo en actividades muy normales, como comer, escribir o atarse los zapatos.

Cuando se ha sufrido una fractura de falange estos movimientos se ven alterados por el edema y la cicatrización. Esto puede tardar meses en resolverse. Sin embargo es necesario iniciar una serie de ejercicios que permitan flexibilizar los movimientos de los dedos.

Cuándo iniciar los movimientos

En general nuestra recomendación es dedicar un buen tiempo a flexibilizar los dedos por la mañana. Después de la noche, la mano suele despertar con importante edema y rigidez. Si además hay molestias se puede tomar algún analgésico con el desayuno.

A los treinta minutos de tomar el analgésico podemos iniciar la sesión de flexibilización domiciliaria, siempre siguiendo las instrucciones médicas.

En general se comienza con una sesión de calentamiento de la mano. Puede consistir en introducir la mano en agua caliente con sal, sin quemarse!! Debemos calentar la mano al menos durante diez minutos para que empiece a flexibilizarse. También puede servir el momento de la ducha, aplicando el grifo con agua caliente (sin quemarse) a la mano durante 10 minutos.

Resumen
Tratamiento de la fractura de las falanges
Nombre del Artículo
Tratamiento de la fractura de las falanges
Descripción
La fractura de las falanges de la mano es algo habitual en los deportes de contacto. Conoce cuáles son los principales tratamientos
Autor
Editor
CAMDE
Publisher Logo
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Translate »
Abrir el chat