Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

Esguince de tobillo: causas y tratamiento

esguince de tobillo
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

¿Qué es un esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo ocurre cuando nos doblamos, torcemos o giramos el tobillo de una forma extraña. Cuando esto pasa, se estiran o desgarran las bandas resistentes de tejido (ligamentos) que mantienen los huesos del tobillo unidos.

Las bandas resistentes son los ligamentos ayudan a estabilizar las articulaciones y evitan el movimiento excesivo. La lesión es consecuencia del esfuerzo que sufren los ligamentos. Generalmente, los esguinces de tobillo suponen lesiones a los ligamentos en el lado externo del tobillo.

El médico podrá determinar el tratamiento más adecuado dependiendo de tipo de esguince de tobillo, es decir, de la gravedad de la lesión.

Síntomas

Los signos y síntomas de un esguince de tobillo dependerán de la gravedad de la lesión. Entre los síntomas más comunes destacamos los siguientes:

  • Dolor, en especial cuando soportas el peso sobre el pie afectado
  • Dolor ligero al tocar el tobillo
  • Hinchazón
  • Hematomas
  • Amplitud de movimiento limitada
  • Inestabilidad en el tobillo
  • Sonido o sensación de chasquido al momento de la lesión

Causas de un esguince de tobillo

El esguince de tobillo tendrá lugar al realizar una fuerza y movimiento anormal del tobillo, que provoca que uno o más de los ligamentos del tobillo se estiren o se desgarren en forma total o parcial. Entre las causas más comunes de un esguince de tobillos son:

  • En una caída el tobillo se nos tuerce.
  • Caer mal en un pie después de saltar o de girar.
  • Caminar o hacer ejercicio en terreno irregular.
  • En una pisada mientras realizamos deporte.

Factores de riesgo

Existen un conjunto de factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de sufrir un esguince de tobillo, como son los siguientes:

  • Practicar deportes.
  • Caminar o correr por superficies irregulares.
  • Haber tenido lesiones de tobillo en el pasado.
  • Mantener un estado físico deficiente.
  • Usar calzado inadecuado.

Pautas para prevenir un esguince de tobillo

Si quieres evitar sufrir un esguince de tobillo te recomendamos llevar a cabo las siguientes pautas para prevenir una lesión de tobillo, anota:

  • No olvides calentar antes de hacer ejercicio o practicar deportes.
  • Ten cuidado al caminar, correr o trabajar sobre una superficie irregular.
  • Usa una cinta en el tobillo debilitado o anteriormente lesionado.
  • Usa un calzado adecuado para cada actividad física.
  • Evita el uso de zapatos de tacón alto.
  • No realices deporte si no estas preparado físicamente.
  • Mantén una buena fuerza y flexibilidad muscular.
  • Realiza entrenamiento de estabilidad.

Diagnóstico

El médico o traumatólogo durante el examen físico examinará el tobillo, el pie y la parte inferior de la pierna. El especialista palpará la piel situada alrededor de la lesión para comprobar la sensibilidad y moverá el pie para confirmar la amplitud de movimiento y comprobar las posiciones que provocan malestar.

En el caso de ser una lesión grave, médico recomendará una o más de las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes:

  • Radiografías.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM).
  • Exploración por tomografía computarizada (TC).
  • Ecografía.

Tratamiento de un esguince de tobillo

Como hemos comentado, el tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión. Los objetivos del especialista serán reducir el dolor y la inflamación, favorecer la curación del ligamento y recuperar el funcionamiento del tobillo. En los casos de las lesiones graves, es médico podrá valorar la posibilidad de cirugía y rehabilitación. Entre los tratamientos conservadores destacamos los siguientes:

Cuidados en casa

Usamos el enfoque «R.I.C.E.» los primeros días;

  • Reposo.
  • Hielo.
  • Compresión.
  • Elevación. 

Medicamentos

Para reducir el dolor y la inflamación.

Dispositivos

Para facilitar el movimiento, como muletas, vendas elásticas, cinta deportiva o dispositivo de inmovilización.

Terapia  

Para fortalecer. Cuando baja la inflamación y disminuye el dolor lo suficiente como para volver a ponerte en movimiento, el especialista recomendará comenzar a hacer una serie de ejercicios de fisioterapia para restablecer la amplitud de movimiento, fuerza, flexibilidad y estabilidad del tobillo.

Cirugía

Aunque el tratamiento quirúrgico es poco frecuente en los casos de esguinces de tobillo, se realiza cirugía cuando la lesión no se cura bien o el tobillo sigue presentando inestabilidad después de un largo período de otros tratamientos como fisioterapia y ejercicios de rehabilitación. La cirugía para tratar un esguince de tobillo podría ser necesaria para reparar un ligamento que no se cura o reconstruir un ligamento con tejido cercano o ligamento.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Abrir el chat