Parece que el running esta de moda y son muchas las personas que se apuntan. Es un ejercicio que contiene grandes beneficios para la salud como activar el sistema cardiovascular, quemar calorías, ayudar a mantener a raya el colesterol, la diabetes o la hipertensión arterial…, sin embargo, también es un deporte que conlleva ciertos riesgos para quien lo practica porque, puede dañar las articulaciones, tanto de la rodilla como del tobillo. Desde CAMDE solo queremos a animaros a seguir practicando, pero con precaución. Hoy os contaremos, como aprender a correr para evitar posibles lesiones. Para mejorar la pisada y escoger el mejor calzado lo haremos mediante el estudio de pisada.

¿Qué es el estudio de pisada?

Son muchos los avances tecnológicos que pueden mejorar nuestra forma de andar y correr y, de esta manera, prevenir trastornos y dolores que pueden aparecer no sólo con la práctica de deporte, sino también al desempeñar actividades cotidianas, al caminar o al permanecer de pie. Con el estudio de la pisada el especialista podrá determinar cuál es nuestro tipo de pisada (pronador, supinador o neutro), y si es necesario emplear unas plantillas personalizadas para corregir algún defecto en los pies.

Tipos de pisada

tipos de pisada

Cada persona tiene una pisada diferente, y los especialistas han agrupado esos tipos de pisada en tres grupos. la pisada de cada persona es casi como una huella dactilar para un experto, por lo que es importante ser un profesional para detectar los defectos y corregirlos. Los tres grandes tipos de pisada son:

Pie pronador

Este tipo de pisada es muy característica en la mayoría de los corredores. Es un efecto fisiológico del propio pie para adaptarse a los diferentes tipos de terreno para evitar lesiones. La pronación hace que el pie se incline hacia su zona interna en el momento de caminar; el problema empieza cuando dicha inclinación es superior a lo que se entiende como normal.

Pie supinador

El pie supinador realiza el efecto contrario al pie pronador, es decir, de manera natural no lleva a cabo, o apenas lo hace, ese giro hacia el interior para salvar obstáculos del terreno, por lo que el pie apoya principalmente por su parte externa.

Pie neutro

Conocido como pie universal o pie normal, es aquel que no suele ejercer movimiento ni hacia dentro ni hacia fuera cuando pisa. Cuando una persona tiene un pie neutro, se observa que su forma de caminar es como si tuviera un desplazamiento lineal, ya que tanto el primer impacto al pisar (en el talón), como el segundo de apoyo, se hacen en una especie de línea recta virtual.

Síntomas de una mala pisada

Si has notado alguno de los siguientes síntomas, te recomendamos que realices un estudio de pisada con tu especialista. Entre los signos y síntomas más característicos encontramos:

  • Dolor de pies, tobillos, rodilla, caderas o espalda al correr.
  • Dolor de pies al correr.
  • Lesiones recurrentes.
  • Desgaste irregular del calzado.
  • Deportistas que quieren prepararse y mejorar su rendimiento deportivo. 

Diagnóstico del estudio de la pisada

estudio de pisada

Nuestro especialista en estudio de pisada nos realizara diferentes pruebas y valoraciones para asegurar un diagnóstico y tratamiento adecuado. Algunas de las pruebas asociadas a un buen estudio de la pisada son:

  • Valoración articular del paciente a nivel de cintura pélvica, rodilla y pies
  • Exploración del tono muscular y sus posibles alteraciones
  • Valoración postural y de las entradas posturales: receptores oculares, receptores del equilibrio y podales
  • Medición de parámetros biomecánicos
  • Medición en estática y dinámica con plataforma de presiones.

Fases de la pisada

Las principales fases de la pisada son tres:

  • La fase de apoyo del talón con el suelo.
  • La fase de apoyo completo del pie.
  • La fase de despegue de los dedos. 

Si alguna de estas tres fases no se hace correctamente sobrecargarán las articulaciones con el consiguiente desgaste de dichas articulaciones y de los músculos colindantes.

Con el análisis biomecánico de la marcha podemos ver el desplazamiento del centro de gravedad durante toda la pisada y los excesos de presión en zonas del pié, lo que indica una sobrecarga de trabajo en esa zona que hay que corregir.

Cuando el especialista analiza las zonas de sobrecarga, se corrige con unas órtesis plantares (plantillas) hechas a medida con los mejores materiales (resinas, fibra de carbono, polipropileno, etc.). Con esta medida notaremos una gran mejoría en cuento estabilidad, amortiguación, descarga de los músculos y alineación de las articulaciones.

La plantilla al ser personalizada se adapta al pie perfectamente y a cualquier tipo de calzado.

Beneficios del  estudio de pisada

Para la persona deportista:

  • Evita una gran cantidad de lesiones, relacionadas con la forma de caminar, de pisar y de correr.
  • Mejora el rendimiento deportivo.
  • Alarga la vida del deportista. Al reducir las tensiones que sufre la articulación del pie, aumenta el bienestar y reduce afecciones como la artrosis prematura y problemas con las articulaciones.

Para todas las personas que se realicen un estudio de pisada:

  • Obtendrán información de la base de apoyo (los pies), que determina cómo va a funcionar el resto del cuerpo.
  • Detectar a tiempo una mala pisada evitara las lesiones de la condromalacia rotuliana, y toda la espalda.
  • Conocer el correcto análisis postural evitara la temible cadena de lesiones.
  • Conocer que calzado, terreno y como nuestros pies se adaptan a ellos nos influirá en todo nuestro cuerpo.
  • Un análisis biomecánico mide parámetros que varían a lo largo de nuestra vida pudiendo valorar las mejorías y adaptar los nuevos cambios.
  • El podólogo te realizara las pruebas asociadas a tratamientos ortopodológicos como plantillas o elementos posturales.
Resumen
Estudio de pisada: síntomas y beneficios
Nombre del Artículo
Estudio de pisada: síntomas y beneficios
Descripción
Con el estudio de la pisada el especialista podrá determinar cuál es nuestro tipo de pisada (pronador, supinador o neutro), y adaptar el mejor tratamiento.
Autor