Dr. Vicente de la Varga

DR. VICENTE DE LA VARGA

Pulgar de esquiador: consejos para aliviar el dolor

CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

¿Has oído hablar del pulgar de esquiador? Es una lesión del ligamento colateral cubital (LLC) de la articulación metacarpo-falángica del pulgar. Es una lesión que ocurre por una abducción forzada del mismo. Se le conoce como pulgar de esquiador ya que se produce por la presión que el palo del esquí ejerce sobre el pulgar, al caerse el esquiador.

¿Qué es el pulgar de esquiador?

El pulgar de esquiador es una lesión que se produce en el ligamento colateral ulnar. Este ligamento se localiza en la base del dedo pulgar del lado del dedo índice. Su función es la de mantener el pulgar estable al tomar o pinzar objetos. Cuando una persona presenta pulgar de esquiador, este ligamento está estirado o desgarrado (por un esguince o hiperextensión). Es normal sentir dolor. Además, puede limitar el movimiento y el uso del pulgar. La lesión de pulgar de esquiador puede necesitar algunas semanas para que el pulgar se recupere, dependiendo de la gravedad de la lesión.

Tipos del pulgar de esquiador

tipos de pulgar de esquiador

Existen dos tipos de lesión del complejo ligamentario colateral cubital del pulgar:

  • Lesiones del complejo ligamentoso colateral cubital sin fragmento óseo.
  • Lesiones del complejo ligamentoso colateral cubital con fragmento óseo.

Es muy importante, que ante la sospecha este tipo de lesión acudas al especialista de traumatología avanzada en CAMDE para valorar si existe o no algún fragmento óseo y prevenir lesiones más graves.

Causas del pulgar de esquiador

Como hemos comentado, el pulgar de esquiador ocurre cuando el esquiador cae sobre la mano extendida. Es muy frecuente que los esquiadores tengan esta lesión. Es por lo que surge el nombre de la lesión. Sin embargo, esto no quiere decir que la lesión no pueda producirse a causa de cualquier otra actividad o accidente en el que la persona fuerce el pulgar en una posición extrema. 

Síntomas

Los síntomas a consecuencia de la lesión del pulgar de esquiador incluyen dolor, inflamación, enrojecimiento y moretones. Estos signos aparecen en el pulgar, pero, en algunos casos, también pueden extenderse a la mano. En algunos casos, la lesión hace que no se pueda sostener o coger cosas con la mano.

Diagnóstico del pulgar de esquiador

diagnóstico pulgar de esquiador

Los traumatólogos y especialistas en CAMDE recomendamos visitar al médico en cuanto tengamos sospechas de estar sufriendo este tipo de lesión, ya que necesitaremos evaluar la causa de la lesión y el estado de la mano, para descartar y/o confirmar un diagnóstico del pulgar de esquiador.

Si existe sospecha diagnóstica, el especialista debe realizar es un estudio radiológico. Si se descarta lesión ósea, pasaremos a explorar en abducción forzada y flexión la competencia del ligamento colateral cubital principal. Es importante, tener en cuenta la gestión del dolor y utilizar un poco de anestesia local para facilitar la exploración.

Con anestesia podremos explorar mediante Ecografía de una manera más cómoda para el paciente y fiable; podremos valorar la competencia del ligamento colateral cubital e identificar el derrame intrarticular y la lesión ligamentosa del ligamento colateral principal y si existe una lesión asociada de la placa palmar.

Tratamiento

El tratamiento para conseguir la recuperación del pulgar de esquiador puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos: Ayudan a reducir el dolor y la inflamación. Los medicamentos antinflamatorios no esteroideos (AINE) son los más usados.
  • Una férula, un yeso u otro elemento ortopédico, para fijar el pulgar y evitar que se mueva.
  • Fisioterapia y ejercicios, podrán ayudan a mejorar la fuerza y la amplitud de movimiento del pulgar, de la mano y de la muñeca.
  • Cirugía. Es recomendable realizar una cirugía si el ligamento está muy estirado o desgarrado, o si la lesión involucra a otros tejidos y huesos de la zona. Una vez realizada la cirugía, necesitaremos usar una férula o un yeso durante al menos un mes hasta que la lesión se encuentre totalmente recuperada.

Consejos para cuidar del pulgar de esquiador

Hay algunos consejos que podemos tener en cuenta si sufrimos la lesión del pulgar de esquiador y queremos aliviar el dolor y la inflamación.

  • Limitar la cantidad de movimiento que hacemos con el pulgar y la mano.
  • Usar frío local, colocando una compresa de hielo sobre la zona lesionada.
  • Mantener la mano elevada por encima del nivel del corazón.
  • Envolver el pulgar y los dedos cercanos con una cinta o vendaje especiales

¿Por qué es importante curar a tiempo el pulgar de esquiador?

La función del ligamento colateral cubital es hacer de estabilizador principal de la traslación en valgo del primer dedo, es decir, este ligamento es el que nos permite realizar gestos muy cotidianos. Esto hace que la lesión del pulgar de esquiador genere una incapacidad completa para todas estas actividades, además de dolor y una subluxación progresiva de la primera falange en dirección palmar, siendo muy probable  la artrosis progresiva e incapacitante de la movilidad del dedo.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Pedir cita