Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

¿Cómo prevenir las complicaciones en una subluxación?

subluxacion
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

¿Qué es una subluxación?

El cerebro a través de las neuronas realiza las comunicaciones con las células, los tejidos que las conforman, los órganos que tenemos. En este tipo de comunicaciones se necesita que el mensaje llegue a la perfección pero hay ocasiones en las que esto no sucede así y existe algún tipo de interferencia. Por culpa de las interferencias de los mensajes que manda el cerebro al cuerpo se pueden sufrir una subluxación.

Es por ello que cuando se sufre una subluxación se debe intentar subsanar lo más rápido posible con profesionales de la salud traumatológica. Y es que el estrés que se le puede añadir a esa zona afectada y cómo puede afectar a aquellas regiones cercanas pueden empeorar aún más la afección que estamos sufriendo.

¿Una subluxación puede complicarse?

Sufrir una subluxación en algún lugar de nuestro cuerpo puede llegar a acarrear cierto peligro. Y es que una subluxación puede alterar de manera funcional y/o estructural, e incluso patológica, una articulación.

Las articulaciones más frecuentes de sufrir una subluxación pueden ser la columna vertebral, el cráneo o la pelvis, aunque también nos lo podemos encontrar en extremidades, por ejemplo en los dedos o incluso en la cadera. Por ello, una caída y su posterior traumatismo en la cadera, en muchas ocasiones, puede haber ocurrido antes el traumatismo en la cadera y por ello nos hemos caído.

Por ello, es sumamente importante que a la hora de sufrir un trastorno de este estilo, se acuda de inmediato a los servicios de urgencias y así se le pueda atender a través de un profesional médico de traumatología.

Aún así, en multitud de clínicas como en CAMDE estamos preparados con la mayor tecnología y la atención más humana para poder intentar mejorar la calidad de tu vida en caso de que suceda algún imprevisto de este estilo.

Causas que pueden provocar una subluxación

Una subluxación en algún tipo de articulación de nuestro cuerpo puede verse provocado, en algunas ocasiones, por el estilo de vida de la persona que haya sufrido el trastorno. Y es que cuestiones como las malas posturas, los movimientos repetitivos e incluso otros traumatismos anteriores, pueden hacer que suframos una subluxación.

Además, pueden existir ciertos factores químicos que desemboquen en una luxación; como por ejemplo los desequilibrios hormonales, el alcohol, el tabaco, la mala alimentación… además de momentos de alto estrés donde puedan afectar a nuestro bienestar y al equilibrio.

Los síntomas que pueden aparecer a la hora de sufrir una subluxación, y que son más comunes, es el entumecimiento de la articulación o el propio hormigueo en la articulación e incluso fuera de la propia articulación.

Puede existir una sensación de dolor bastante intenso a la hora de querer utilizar la articulación, moverla o al aplicar peso sobre ella. Además, tendremos una incapacidad de uso de la articulación acompañada de una hinchazón.

Tratamiento de una subluxación

Al final, una subluxación no se tratará con un tratamiento medicamentoso. Los trastornos físicos se han de tratar de manera directa con la zona, o las zonas, afectada, o afectadas. Solo de esta manera se conseguirá poder poner fin a la patología y mejorar la calidad de vida de la persona que lo está sufriendo.

Lo que sí es cierto es que se podrán realizar recetas de ciertos medicamentos de venta libre como pueden ser analgésicos o antiinflamatorios no esteroideos. Aunque es cierto, que en según en qué situación y el grado de dolor que pueda estar sufriendo la persona, se podrán recetar relajantes musculares de venta restringida al público.

Aún así, se deberá realizar un tratamiento traumatológico a través de la supervisión de un profesional de la medicina traumatológica y la acción de un profesional de la fisioterapia. De esta manera, se realizarán los trabajos necesarios para poder volver a la normalidad a aquella zona que haya podido sufrir la subluxación.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Abrir el chat