Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

¿Cómo se produce la lesión de Lisfranc?

lesión de Lisfranc
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

Los huesos metatarsianos, esos huesos alargados que conectan los dedos de los pies con la parte media del pie se acompaña de una articulación que le ayuda al pie a poder tener un movimiento cóncavo. Esa es la articulación de Lisfranc y, a menudo, suele tener alguna que otra lesión.

El nombre nos puede sonar a personalidad importante de hace mucho tiempo, y así es. Jacques Lisfranc fue un cirujano y ginecólogo del país galo que, por primera vez, descubrió esta lesión en justo esa articulación del pie.

Y esto no ocurrió porque sí, sino porque quienes más padecen de la lesión en la articulación de Lisfranc son las personas que conforman las filas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en especial las Fuerzas Armadas, el ejército.

Afortunadamente, la medicina ha evolucionado a pasos agigantados. Jacques se dedicaba a amputar el pie cuando esto ocurría y en CAMDE nos dedicamos a solucionártelo, manteniendo el pie con un tratamiento del que ni te vas a enterar y con una recuperación bastante rápida.

¿Cómo se produce la lesión de Lisfranc?

La lesión en la articulación de Lisfranc es bastante frecuente en personas que trabajan en el ejército, se dedican a realizar actividades físicas de contacto; como el fútbol, la hípica, deportes acuáticos o de nieve, o por una caída por las escaleras en la que nos solemos saltar uno de los escalones.

Es cierto que no es una articulación fácil de lesionar pero normalmente ocurre cuando se ha ejercido algún tipo de fuerza, directa o indirecta, sobre esa zona media del pie. Tales como hemos mencionado antes, por habernos saltado un escalón y caernos por las escaleras tras un mal apoyo o por habernos caído un objeto de gran peso sobre el mismo.

También se puede producir una lesión en la articulación de Lisfranc tras haber sufrido un accidente de tráfico. Y es que la articulación se suele resentir al golpearse de manera longitudinal, tal y como ocurre cuando hay un choque de vehículos y sus ocupantes apoyan el pie para parar el impulso del cuerpo.

Los tipos de lesiones de la articulación de Lisfranc que nos podemos encontrar

En CAMDE nos preocupamos verdaderamente por tu salud y la de los tuyos, por ello, nuestro equipo traumatológico se encuentra perfectamente formado para detectar qué tipo de lesiones puedes tener o no.

Y esto es muy importante, porque en muchas ocasiones, las lesiones en el pie se suelen asociar a esguinces de tobillo leves, ya que la sintomatología es muy parecida; y si no se hace una buena observación, no se puede realizar un buen diagnóstico.

Una vez que hemos podido diagnosticar que la lesión por la que el paciente sufre no viene del tobillo, nos podemos poner a estudiar si la lesión de Lisfranc viene determinada por:

  • Un esguince en el ligamento de Lisfranc. Podemos sufrir una lesión en el ligamento y habernos producido un esguince en el medio pie.
  • Fractura en la articulación de Lisfranc. Puede que un pequeño trozo del hueso se desprenda o que exista una pequeña fractura en la articulación.
  • Fractura por luxación en la articulación de Lisfranc. En vez de haber una fractura que afecta a la base de los huesos metatarsianos, la fractura en estos huesos hace que se desplacen los huesos de manera lateral.
  • Luxaciones. Si se ha sufrido una fractura, lo que más suele ocurrir es que haya una luxación, ya que una luxación es cuando existe un desplazamiento de los huesos.

¿Cómo diagnosticaremos una lesión en la articulación de Lisfranc?

El diagnóstico de una lesión en la articulación de Lisfranc se realiza mediante una radiografía, para así comprobar el estado completo de la lesión.

¿Cuál es el tratamiento de la lesión de la articulación de Lisfranc?

  • Inmovilización. El pie se escayola y así nos aseguramos que el pie esté en la posición que debe siempre y que éste no sirva de apoyo en ningún momento. Esto ayuda a que los huesos suelden por sí mismos.
  • Tratamiento farmacológico. Normalmente se recetará algún tipo de analgésico o antiinflamatorio no esteroides, como el ibuprofeno.
  • Frío seco y postura elevada. Para poder combatir la inflamación causada por la lesión, se puede proceder a aplicar hielo envuelto sobre la articulación de Lisfranc. Además, poder mantener el pie en una posición elevada a un nivel mínimo o superior al de la cadera, también ayudará a que la inflamación baje y el dolor disminuya.
  • Fisioterapia. Cuando ya no existe dolor ni inflamación, lo aconsejable es realizar unas sesiones de fisioterapia, para así poder recuperar la movilidad de la manera más ergonómica posible para evitar en el futuro la posibilidad de otra lesión en la articulación de Lisfranc.

Normalmente la lesión en la articulación de Lisfranc no necesita de un tratamiento quirúrgico, pero es cierto que puede existir un cuadro grave de la lesión y se tenga que intervenir de urgencia.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Abrir el chat