Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

Las lesiones en el bíceps femoral

bíceps femoral
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

El bíceps femoral es un músculo largo compuesto de dos cabezas, que se sitúa en la cara posterior del muslo, y que comparten el espacio con otros dos músculos. Por lo que todos pertenecen al mismo grupo muscular, conocido como isquiotibiales.

¿Dónde está el bíceps femoral?

Las dos porciones del músculo bíceps se originan en la pelvis, pero cada uno nace de un lugar distinto, los cuales serán descrito a continuación:

  • Cabeza larga: tiene su origen en la tuberosidad isquiática junto al tendón del semitendinoso.
  • Cabeza corta: se originan en la línea áspera del fémur.

Luego de su salida en la pelvis, se dirigen hacia la parte lateral del muslo y lo recorren hasta formar un tendón amplio, después pasa por el cóndilo externo del fémur a nivel de la rodilla, para finalmente insertarse en la cabeza del hueso peroné y en la tuberosidad externa de la tibia.

¿Cuál es su función?

Es un músculo que comparte funciones con los otros isquiotibiales, para producir un movimiento de flexión articular de la rodilla. Sin embargo, cuando la articulación se encuentra en flexión, también es un tejido muscular que extiende y rota externamente la cadera.

Lesiones del bíceps femoral

Rotura del bíceps femoral

En la rotura, es típico que el deportista note un chasquido y se lleve la mano a la nalga correspondiente. La rotura se puede producir a nivel de su inserción proximal (arriba, en la pelvis), a nivel de vientre muscular o a nivel del tendón distal (abajo, en la inserción con la tibia). Los tiempos de recuperación varían en función de la localización, siendo más rápido a nivel muscular y más lenta a nivel de inserción tendinosa.

La rotura del tendón del bíceps femoral produce típicamente un dolor agudo e intenso en la cara posterior del muslo hacia la cara lateral. El nervio ciático está cercano a la lesión por lo que puede haber más molestias de lo habitual. Muchos pacientes escuchan un chasquido al desgarrarse el tendón.

La rotura del tendón del bíceps femoral produce una gran incapacidad funcional, siendo el paciente incapaz de doblar la rodilla por el dolor o porque el tendón se ha desgarrado por completo.

El tratamiento de la rotura del tendón del bíceps femoral es eminentemente quirúrgico, a ser posible en las primeras 48-72 horas.  Si la cirugía se difiere por encima de este periodo, la tasa de éxito y la recuperación posterior empeoran considerablemente, y existe un alto riesgo de molestia residual.

Tendinitis del bíceps femoral

La tendinitis del bíceps femoral es una frecuente lesión deportiva que se caracteriza por ocasionar dolor posterior externo de rodilla que aumenta con ciertos movimientos, especialmente al correr. Aunque el significado etimológico de “tendinitis” nos indica que se trata solamente de la inflación del tendón; esta lesión puede incluir irritación, desgarro parcial y degeneración de la porción tendinosa distal del bíceps femoral.

Es por ello, que escucharás con más frecuencia el término tendinopatía del bíceps femoral, que indica la presencia de un proceso patológico degenerativo en la estructura tendinosa distal de este músculo. El dolor posterior de rodilla asociado se debe a la degeneración del tendón, producto del uso excesivo y prolongado del mismo, situación frecuente durante los deportes. Sin embargo, puede afectar a personas que no practican deporte, ya que existen otras causas asociadas cómo la desalineación congénita o adquirida de la cadera y la pierna, ya que la alteración postural sobre esfuerza el tendón distal del bíceps femoral y ocasiona su degeneración.

Esta tendinopatía ocurre con mayor frecuencia en personas que practican deportes que involucren mucha aceleración y desaceleración (rugby, fútbol, baloncesto y atletismo). El tendón del bíceps femoral transfiere las fuerzas producidas por la contracción del músculo bíceps femoral a la región inferior de la pierna, para controlar el movimiento de flexión de la pierna. El uso repetido del músculo bíceps femoral. Normalmente, el tendón es capaz de repararse intrínsecamente a sí mismo, lo que significa que las consecuencias de estas microrroturas son mínimas. Pero a veces, la continuación del entrenamiento o un desequilibrio permanente puede causar más daño y una curación fallida. Todo esto conduce a la formación de esta tendinopatía.

¿Cómo estirar y fortalecer el bíceps femoral?

Los ejercicios que ayudan a fortalecer a este músculo y a los otros de la región posterior del muslo, son todos aquellas que se realizan con movimientos de flexión de rodilla. Los cuales pueden ser ejecutados en diferentes posiciones, siendo las más comunes en decúbito prono, de pie y sedente. Estos ejercicios pueden complementarse con el uso de pesas o ligas amarradas en superficies estables.

En cuanto al estiramiento, este debe ser realizado con los movimientos contrarios, es decir la persona debe colocarse de pie o en decúbito supino y proceder a inclinar el tronco hacia anterior, mientras se intenta tocar la punta de los dedos de los pies, sin flexionar la pierna. Esta postura puede mantenerse de 5 a 10 segundos y luego repetir.

Resumen
Las lesiones en el bíceps femoral
Nombre del Artículo
Las lesiones en el bíceps femoral
Descripción
La rotura y la tendinitis son las lesiones más frecuentes del bíceps femoral, uno de los músculos más importantes de la pierna
Autor
Editor
CAMDE
Publisher Logo
¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Translate »
Abrir el chat