¿Qué es una rotura del metatarso?

El metatarso se compone por los cinco huesos metatarsianos del pie. Enumerados desde la cara medial del pie. Los huesos metatarsianos son largos y están formados por un cuerpo prismático triangular con tres caras, superior y laterales, y dos extremos, anterior y posterior, este último con cinco caras, de las cuales tres son articulares (excepto el 1 y el 5, que solo tiene dos).

Una rotura del metatarso es la pérdida de estabilidad en la estructura normal de un hueso, sumado al trauma y la alteración del tejido blando y los tejidos neurovasculares circundantes.

En una persona con las estructuras del pie sanas, la rotura del metatarso siempre es provocadas por algún tipo de traumatismo, pero existen otro tipo de fracturas, denominadas patológicas, que se deben a enfermedades de base en la persona, como son las enfermedades orgánicas y el debilitamiento óseo propio de la edad.

Conozcamos en el este artículo la rotura del metatarso y/o patologías y los posibles tratamientos para cada una de ellas.

¿Cuáles son los huesos del metatarso? 

causa de rotura del metatarso

Los huesos del metatarso son cinco. A continuación, vamos a describir las características principales de cada uno de ellos.

  • Primer metatarsiano 

Es el hueso del metatarso más corto que el resto y voluminoso. En su base podemos observar una superficie articular semilunar, cóncava y de eje mayor vertical, así como dos eminencias, una medial y otra lateral. La eminencia medial es conocida como tubérculo medial, y se encuentra en el borde posterior medial de este primer hueso metatarsiano. La eminencia lateral es llamada tuberosidad del primer metatarsiano, es más pronunciada que el anterior. En el primer metatarsiano encontramos huesos sesamoideos. Seguro que lo conoces si los llamamos coloquialmente como el «dedo pulgar» del pie. 

  • Segundo metatarsiano

Una de las características del segundo metatarsiano es encontrar una carilla articular pegada a la superficie articular. Presenta una continuidad por atrás entre los cuneiformes interno y externo. El segundo metatarsiano es el hueso que sufre más fracturas, ya que suele ser el hueso más largo del pie. 

  • Tercer metatarsiano

El tercer hueso metatarsiano se articula con la cuña número 3. 

  • Cuarto metatarsiano 

El cuarto hueso metatarsiano es el que le sigue al tercer metatarsiano y se articula con el cuboides. 

  • Quinto metatarsiano 

Después del cuarto hueso metatarsiano nos encontramos con el quinto metatarsiano. En este nos encontramos una pequeña protuberancia llamada apófisis estiloide. Seguro que coloquialmente lo reconocerás mejor como el llamado “dedo meñique”.

Función de los huesos del metatarso

Los huesos metatarsianos son los huesos ubicados en los pies y están formados por minerales, calcio, colágeno y H2O. Son los huesos largos del pie que conectan con diferentes tendones, ligamentos y músculos para mantener el equilibrio al estar de pie y a caminar.

Las patologías o rotura del metatarso que pueden sufrir los huesos metatarsianos pueden ser los siguientes:

  • Metatarsalgia: es un problema que afecta a la planta el pie cerca de los huesos metatarsianos. Los síntomas característicos son dolor intenso e incluso, problemas al caminar. En una lesión frecuente en mujeres y deportistas, siendo el segundo hueso metatarsiano el mas afectado.
  • Fractura del quinto metatarsiano: se refiere a una rotura del metatarso localizada en el quinto metatarsiano, es decir, en el borde externo del pie. Es la rotura del metatarso más frecuente en el ámbito deportivo, sobre todo en deportes de salto y desplazamiento, con cambios de ritmo y dirección como ocurre en el fútbol y el baloncesto.

Se pueden distinguir tres tipos de lesión o rotura del metatarso:

  • Fractura por estrés del metatarso: sucede al realizar un ejercicio prolongado como correr una maratón o seguir una marcha.
  • Fractura de Jones: es una rotura del metatarso localizada en la base del 5º hueso metatarsiano y suele ser causada por diferentes actividades, tanto cotidianas como deportivas, siendo más frecuente en la práctica del fútbol. Es una lesión complicada por la lenta recuperación, ya que esta zona del hueso tiene bajo flujo sanguíneo.

La fractura de Jones puede ser causada:

  • Por estrés: sufrir repetidos impactos causa una pequeña fisura
  • De forma aguda: se produce una fractura repentina
  • Fractura por avulsión: es una rotura del metatarso que arranca una pequeña porción de hueso por un tendón o un ligamento. Es una rotura del metatarso producida por un esguince de tobillo.

Tratamiento para las patologías y rotura del metatarso

tratamiento rotura del metatarso

Los tratamientos más adecuados para la rotura del metatarso o las patologías que puede sufrir esta zona dependerán de la causa que las produzca. Los tratamientos cotidianos que podemos realizar todos para aliviar y prevenir las dolencias en los pies son: cambia de calzado, mantener un peso adecuado, cuidar el pie con el uso de plantillas y eliminar durezas en el pie. En CAMDE también recomendamos realizar un estudio biomecánico de la pisada para adaptar el pie a las necesidades que requiera. A continuación, presentamos los tipos de tratamientos más utilizados para tratar la rotura del metatarso:

Tratamiento conservador

Es un tipo de tratamiento de fisioterapia que se utiliza para eliminar el dolor, a través de ejercicios guiados de un profesional:

  • Automasaje del pie con una pelota
  • Automasaje y separación de los dedos del pie
  • Ansanchamiento del arco anterior del pie
  • Astiramiento de gemelos y soleo
  • Astiramiento de la musculatura anterior del pie y tobillo
  • Automasaje y movilización global del pie

Tratamiento farmacológica

El especialista recomendará la terapia farmacología para calmar el dolor intenso e inflamación presente en la rotura del metatarso.  En algunos caos, también se aconseja la infiltración con ácido hialurónico.

Tratamiento quirúrgico

El traumatólogo podría considerar la intervención quirúrgica en aquellos casos en los que las metatarsalgias son producidas por una deformidad del pie, por lo que se intenta recuperar la biomecánica natural del pie. Las cirugías pueden ser de dos tipos: cirugía abierta o percutánea.

Es importante destacar que la rotura del metatarso suele responder bien al tratamiento conservador. El especialista suele tratar la zona inmovilizando con yeso o una férula, para evitar mover o cargar el pie afectado. Además, se recomienda la aplicación de frío local durante las primeras 48h después de la fractura para evitar y reducir la inflamación y el dolor.

Únicamente en los casos de fractura conminuta se necesitaría un tratamiento quirúrgico para la rotura del metatarso. Esto es una fractura completa con desplazamiento del fragmento óseo o en fracturas inmovilizados que no se han consolidado adecuadamente. Otros tratamientos complementarios muy útiles son la aplicación de ultrasonidos y de magnetoterapia que pueden ayudar a la regeneración ósea y la aceleración del callo óseo.