Dr. VICENTE DE LA VARGA

TRAUMATOLOGÍA DEPORTIVA, CIRUGÍA ARTROSCÓPICA Y REGENERACIÓN DEL CARTÍLAGO

Tendinitis del psoas: causas y tratamiento

Tendinitis del psoas
CAMDE
CAMDE

Clínica de traumatología y fisioterapia en Málaga

El psoas ilíaco, o músculo iliopsoas, es un músculo que se encuentra constituido en dos segmentos distintos. Se encuentra en las vértebras T12 y las cinco primeras lumbares y es uno de los músculos más fuertes del cuerpo humano y es por ello que tiende a sufrir una tendinitis del psoas.

Nos lo encontramos en la zona interna de la cadera, afectando también a la zona pélvica y cuando el tendón del músculo iliopsoas se inflama, nos encontramos esta dolencia que es bastante típica en personas deportistas.

El psoas es uno de los responsables en la rotación y movimiento del exterior del muslo. Sin el trabajo de este músculo no podríamos caminar ni mover la cadera en general.

¿Cómo se origina la tendinitis del psoas?

Esta inflamación del tendón del psoas se origina por varias causas. Por un lado, podemos encontrarnos una inflamación debida a que hemos comprometido al músculo de manera inadecuada.

Es decir, cuando basculamos hacia detrás la pelvis, la fricción aumenta y si mantenemos esta posición durante mucho tiempo, nos podemos encontrar esta dolencia. Pero también puede aparecer cuando tenemos un golpe de forma directa.

A su vez, otra de las causas de la tendinitis del psoas puede ser por haber estado con las rodillas flexionadas durante un largo período de tiempo, mientras que éstas han estado elevadas. Como ocurre cuando nos sentamos en una silla demasiado baja para nuestra estatura.

Pero, otra de las causas de la tendinitis del psoas es cuando una lumbalgia no se ha tratado ni recuperado de manera correcta. Esto hace que el músculo iliopsoas tenga que trabajar más de la cuenta y puede originar una lesión en él.

Se suele sufrir por prácticas deportivas como el baile, el atletismo y el fútbol, al existir unas flexiones que se repiten demasiado en la cadera. También suele producirse en el ciclismo ya que, al estar tanto tiempo pedaleando, la zona comenzará a resentirse.

¿Quiénes son las personas más expuestas a la Tendinitis del psoas?

El tipo de personas que más podrían sufrir de tendinitis del psoas son personas jóvenes que se dediquen al deporte. Normalmente, las personas jóvenes tienen un menor sentido del riesgo a la hora de mantener posiciones incómodas para así ayudar a su rendimiento físico y psicológico.

Las personas del género femenino las que más suelen sufrir de la tendinitis del psoas. Por otro lado, nos encontramos a las personas, sin discriminación de género, mayores de 60 años. Las cuales pueden estar sufriendo una degradación de sus músculos, aunque lo más común, es que llevasen acarreando esta dolencia desde antes por haber practicado deporte en exceso. Es por ello, que es complicado relacionar el origen de la tendinitis del psoas a una persona mayor si no se le realiza un estudio previo.

Los síntomas de la psoitis o de la tendinitis del psoas.

A esta tendinitis también se la denomina como “psoitis”, y suele causar unos síntomas bastante directos. Tales como:

  • Dolor interno de la ingle.
  • Dolor extendido al glúteo, muslo y rodillas.
  • Dolor lumbar.
  • Fatiga.

Estos síntomas de la tendinitis del psoas o de la psoitis suelen aparecer de manera intermitente. Y es que los síntomas aparecen en los momentos en los que estamos forzando la cadera, los muslos o la ingle, como por ejemplo cuando caminamos o conducimos. En el momento en el que paremos, el dolor comenzará a atenuarse y tenderá a desaparecer.

En caso de que la dolencia comience a empeorar, los síntomas sí que pueden comenzar a aparecer en reposo.

¿Cómo podemos prevenir la tendinitis del psoas?

Como ya hemos podido saber en esta nueva entrada del Blog de CAMDE, la tendinitis del psoas o psoitis suele producirse por la realización de deporte de alto rendimiento. 

Por un lado, es completamente necesaria la realización de un estiramiento previo al calentamiento, para así destensar los músculos y prepararlos para la práctica deportiva. Estos estiramientos deben estar supervisados por una persona profesional del deporte para que pueda corregir posturas incorrectas en el estiramiento.

La combinación de ese deporte más de alto impacto o de alto rendimiento, deberá combinarse con deporte de bajo impacto, evitando así la provocación de mayores traumatismos y de flexión de los músculos.

También mantener un peso adecuado para el tipo de constitución de cada cuerpo se vuelve indispensable para que así la musculación y los propios huesos no sufran más de la cuenta.

Si eres una persona que suele practicar deporte, la visita a los profesionales de la traumatología y de la fisioterapia debe ser de obligado cumplimiento. Se debe conocer el estado de los tejidos y poder determinar y prevenir ciertas actuaciones.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo en redes!
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

También te puede interesar

Abrir el chat