¿Qué es la sacroilitis?

La sacroilitis es la inflamación en una o ambas articulaciones sacroilíacas. La articulación sacroilíaca (ASI) es un término médico que se utiliza para describir la localización donde el sacro y los huesos ilíacos conectan.

  • El sacro se encuentra en la base de la columna vertebral. Esta formado por 5 vértebras, o huesos de la espalda, que están unidos.
  • Los huesos ilíacos son los dos huesos grandes que forman la pelvis. El sacro se encuentra en medio de los huesos ilíacos

El dolor de la sacroilitis se suele concentrar en la zona de los glúteos o/y la parte inferior de la espalda, el cual puede extenderse hasta una o ambas piernas. Los especialistas aconsejan evitar estar mucho tiempo o subir escaleras ya que el dolor puede empeorar.

El diagnóstico de la sacroilitis no es fácil, ya que el dolor es característico de muchas otras causas localizadas en la espalda. La sacroilitis se relaciona con un conjunto de enfermedades que producen artritis inflamatoria en la columna vertebral. La sacroilitis es uno de los síntomas más característicos del desarrollo temprano de espondilitis anquilosante. Sin embargo, también puede aparecer en el desarrollo patológico de otras enfermedades, tanto reumáticas como no reumáticas, como la artropatía psoriásica, la brucelosis, la enfermedad de Behçet o el hiperparatiroidismo. ​ El tratamiento recomendado por el médico será la medicación y ejercicios de fisioterapia.

Síntomas

subir escaleras con sacroilitis

Los signos o síntomas más característicos de la sacroilitis es el dolor en la zona de los glúteos y en la parte baja de la espalda. Como hemos comentado, es muy probable que el dolor se extiende por una o ambas piernas, la ingle e incluso los pies. El dolor de la sacroilitis empeora si realizamos las siguientes acciones:

  • Estar de pie mucho tiempo
  • Soportar más peso en una pierna que en la otra
  • Subir escaleras
  • Correr
  • Andar dando pasos largos

Causas de la sacroilitis

Un problema de articulación sacroilíaca puede estar causado por:

  • Lesión traumáticapor un accidente automovilístico o una caída, puede dañar las articulaciones sacroilíacas.
  • Artritis. La artritis por desgaste
  • Dolor de espalda en el embarazo. Las articulaciones sacroilíacas deben aflojarse y estirarse para acomodarse para al parto.
  • Infección en la articulación sacroilíaca.
  • Diferencia en la longitud de las piernas.
  • Desgaste del cartílago.
  • Tensión muscular.

Diagnóstico 

El médico examinará el área y tomará una historia médica completa para conocer las manifestaciones clínicas. El dolor es de tipo inflamatorio y crea confusión con la sintomatología derivada de problemas en el nervio ciático o hernias discales, por lo que requiere de un diagnóstico diferencial para descartar dichas patologías. El especialista aclara que cuando tiene como principal factor etiológico la presencia de una enfermedad crónica reumática, los síntomas suelen presentarse en reposo y durante la noche, con tendencia a expandirse y estar acompañado de rigidez matutina.

El médico especialista podría reproducir el dolor que experimenta el paciente para confirmar el diagnóstico, mediante tests de provocación de dolor como:

  • Test de presión femoral.
  • Test de compresión sacroilíaca.
  • Test de distracción sacroilíaca.
  • Sacral thrust test.
  • Test de abducción de cadera activa a contrarresistencia del terapeuta.

Es frecuente en el proceso de diagnóstico de la sacroilitis analizar ciertos valores mediante análisis de sangre como: el valor hematocrito, la velocidad de sedimentación globular (VSG), la cantidad de proteína C reactiva, los anticuerpos antinucleares presentes en la sangre o el factor reumatoide.

Otras pruebas diagnosticas determinantes son las pruebas de imagen, (resonancia magnética; radiográfica).

Tratamiento de la sacroilitis

fisioterapia a domicilio sacroilitis

El médico en CAMDE determinará el mejor tratamiento para la sacroilitis teniendo en cuenta las causas de los síntomas y de la sacroilitis. En general, el tratamiento consta de fisioterapia para fortalecer la musculatura lumbopélvica; tratamiento farmacológico durante un brote inflamatorio agudo como antiinflamatorios, esteroides y relajantes musculares; y la cirugía, empleada como ultimo recurso en personas con dolor crónico muy intenso.

Medicamentos

En este caso, el médico no necesitará conocer la causa específica del dolor:

  • Analgésicos.
  • Relajantes musculares.
  • Inhibidores del factor de necrosis tumoral.

Fisioterapia

El fisioterapeuta te ayudará a realizar ejercicios de amplitud de movimiento y de elongación muscular para mantener la flexibilidad de las articulaciones, y ejercicios de fortalecimiento para hacer que los músculos sean más estables.

Cirugía

Si otros métodos no te alivian el dolor, el médico podría sugerir lo siguiente:

  • Inyecciones de corticoesteroides en las articulaciones para reducir la inflamación y el dolor.
  • Denervación por radiofrecuencia para dañar o destruir el tejido de los nervios que causan el dolor.
  • Estimulación eléctrica del sacro que podría ayudar a reducir el dolor causado por la sacroilitis.
  • Fusión de la articulación.

Cómo aliviar el dolor de la sacroilitis

El especialista te recomendará llevar a cabo las siguientes pautas después de la lesión o al llevar a cabo el tratamiento para la sacroilitis:

  • Mantener la actividad al mínimo y suspender los movimientos o actividades que acentúan el dolor.
  • Aplicar hielo en la región lumbar o en la parte superior de los glúteos durante unos 20 minutos de 2 a 3 veces al día. 
  • Usar una almohadilla térmica a temperatura baja para ayudar a aflojar músculos tensos y aliviar el dolor.
  • Masajear los músculos de la región lumbar, los glúteos y los muslos.
  • Tomar medicamentos recomendados por el médico para aliviar el dolor.

 

 

.