¿Por qué siento dolor en el talón?

Tener dolor en el talón es un problema bastante común. En la mayoría de las ocasiones suele deberse a una sobrecarga y rara vez, es debido a una lesión. Al principio, suele ser un dolor leve, pero puede tornarse grave e incluso llegar a ser incapacitante. Generalmente, desaparece sin tratamiento, pero en algunas personas puede mantenerse hasta volverse crónico.

Características del dolor 

  • El dolor en el talón se suele sentir debajo o justo detrás del talón.
  • Suele iniciarse de manera gradual, sin daño en el área afectada.
  • El talón puede resultar hinchado o sensible
  • Dolor en el tendón de Aquiles

Las 10 causas más comunes del dolor en el talón

 

Fascitis plantar 

La fascia plantar es una banda de tejido fuerte en forma de cuerda de arco que va desde el calcáneo (hueso del talón) hasta la zona metatarsal (debajo de los dedos). Cuando esta banda de tejido se inflama, principalmente en la zona del calcáneo, se produce la fascitis plantar.

El dolor de la fascitis plantar es un dolor en el talón muy común, sobre todo en la población deportista y personas a partir de los 50 años, que no practican deporte. Si la fascia plantar se estira demasiado, sus fibras de tejidos blandos se inflaman, apareciendo un dolor en la debajo o en el medio del pie.

Bursitis del talón

Es un dolor en el talón conocido también como Bursitis retrocalcánea. Se produce una inflamación en la zona posterior del talón (calcáneo), llamada bolsa porque es un saco fibroso lleno de líquido (bursa). Encontramos bursas alrededor de la mayoría de las articulaciones grandes del cuerpo. La función principal de una bursa es actuar de amortiguador y lubricante entre los tendones y los músculos que se deslizan sobre el hueso. La causa de la irritación o inflamación de la bursa resulta de pisar de una manera anormal, correr, saltar en exceso, la presión de un calzado inadecuado o caer con fuerza sobre los tobillos. El dolor se localiza en el interior o en la cara posterior del talón. En algunas ocasiones, el tendón de Aquiles puede verse afectado y el dolor aumenta a medida que avanza el día.

Formación ósea en el talón

Una prominencia ósea, síndrome de Haglund o espolón calcáneo es común en los adolescentes. Se produce cuando el hueso del talón aún no se ha desarrollado completamente y el frote excesivo produce la formación de demasiado hueso. Entre los factores de riesgo podemos destacar tener el pie plano y llevar tacones altos antes de que el hueso esté totalmente formado.

Síndrome del túnel del tarso

El dolor en el talón a causa del síndrome del túnel del tarso es quemante y con hormigueo. Ocurre por la compresión del nervio grande en la parte trasera del pie.

Inflamación crónica de la talonera

Se debe a que la almohadilla del talón se vuelve muy fina y delgada a causa de la presión de un peso excesivo.

Fractura por estrés

Una lesión por estrés es una fractura en el hueso. Se desarrolla una fisura delgada a causa de una fuerza repetitiva, ejercicios extenuantes, deportes, sobrepeso o trabajo manual pesado. Las personas más propensas a padecer este tipo de fracturas son los corredores y las personas con osteoporosis.

Enfermedad de Sever

Se conoce también como epífisis del calcáneo, es un problema muy doloroso que ocurre con la inflamación (hinchazón) del cartílago de crecimiento del talón. Es frecuente encontrarlo en niños de 7 a 15 años.

Rotura del tendón de Aquiles 

El tendón de Aquiles es un fuerte cordón fibroso que conecta los músculos de la parte trasera de la pantorrilla con el hueso del talón. Si estiras excesivamente el tendón de Aquiles, puede desgarrarse (romperse) total o parcialmente.

Tendinosis de Aquiles

El termino más adecuado para definir este problema es tendinopatía, un término genérico que engloba tanto a los problemas inflamatorios (tendinitis) como degenerativos (tendinosis). Es una condición crónica asociada con la degeneración progresiva del tendón de Aquiles.

Es una lesión incapacitante y dolorosa que suele ser frecuente en deportistas y sobre todo, en corredores.

La tendinosis o tendinitis de Aquiles no suele ser causa inflamatoria sino más bien degenerativa, ya que se produce debido a una sobrecarga crónica que produce degeneración en el colágeno del tendón que le impide sanar adecuadamente ante los microtraumatismos repetitivos.

Problemas de circulación

Los malos hábitos como fumar, consumir alcohol, seguir una dieta basada en alimentos ricos en grasas saturadas, no hacer deporte; tener un nivel de colesterol alto y presión arterial alta; la obesidad; el estrés; o los factores hereditarios son algunos ejemplos que provocan un flujo sanguíneo inadecuado.

Consejos para aliviar el dolor en el talón

  • Usar muletas para evitar cargar el peso sobre los pies.
  • Reposar y descansar al menos una semana.
  • Aplicar hielo en la zona del dolor, durante unos 10 a 15 minutos aproximadamente, y con mayor frecuencia en los primeros días de dolor.
  • Tomar paracetamol o ibuprofeno para ayudar a calmar la inflamación y el dolor.
  • Utilizar calzado adecuado con buen soporte y que se ajuste bien.
  • Usar taloneras, almohadilla de fieltro en el área del talón o visitar al podólogo para diseñar una plantilla personalizada.
  • Usar férulas nocturnas para aliviar el dolor y la inflamación