La hernia discal o hernia de disco se produce cuando un disco intervertebral se degenera o deteriora, lo que en la mayoría de los casos es causado por la edad. El deterioro hace que el núcleo interno pueda filtrarse hacia una parte debilitada situada en la zona externa del disco.

Debajo del núcleo externo del disco intervertebral se encuentra la raíz nerviosa raquídea, por lo que sería la parte de mayor vulnerabilidad ya que la existencia de una hernia en esta zona podría ejercer una presión directa sobre los nervios cercanos o la médula espinal. Las hernias discales, a veces, pueden englobar enfermedades relacionadas con las raíces nerviosas de la columna.

Causas

hernia discal

Las vértebras conforman la columna vertebral que van desde la zona cervical hasta la zona lumbar; las vertebras se encuentran separadas por discos, formados por un anillo fibroso y su núcleo pulposo. El anillo fibroso forma parte de la parte externa del disco, es flexible, pero duro para evitar que el núcleo se desplace. El núcleo pulposo corresponde a la parte interna, es gelatinoso y su objetivo es amortiguar el peso.

La función de los discos es primordial para separar y repartir las cargas, por lo que cualquier afección de los mismo podría ser muy grave si no se trata a tiempo.

Cuando el anillo fibroso se rompe o fracciona, el contenido del núcleo pulposo sale causando lo que conocemos como hernia discal. En el momento en el que el núcleo pulposo deja de ocupar su lugar original y se extiende a otras zonas es cunado se da la hernia.

Tipos de hernia discal

Los tipos de hernias discales más frecuentes son:

  • hernia discal cervical. Debido a un esfuerzo o lesión, el disco puede desplazarse o romperse, produciendo una comprensión medular. Las funciones de la médula pueden quedar limitadas y causar daños en extremidades y esfínteres.
  • zona lumbar. En general las hernias de disco se localizan en la región lumbar, siendo la segunda zona más afectada los discos cervicales.

Síntomas

Una hernia de disco cervical puede provocar dolor en el cuello, que a su vez puede irradiarse al brazo, al hombro o puede provocar entumecimiento u hormigueo en el brazo o en la mano. A veces, el dolor puede ser sordo, constante y difícil de localizar.

Existe un grupo de síntomas característicos de las hernias discales:

  • dolor en los brazos y en el cuello.
  • sentir entumecimiento u hormigueo puede indicar que el problema es más grave.
  • dolor cortante y agudo.
  • episodios anteriores de dolor localizado, presente en la espalda y que puede irradiarse hacia abajo por la pierna.
  • dolor repentino con una sensación de desgarro o chasquido en la columna.
  • El dolor puede empeorar después de permanecer mucho tiempo sentado, de pie, por la noche, al estornudar, toser o reírse.
  • sentir debilidad en la pierna o el brazo.

Prevención

Uno de los factores de riesgo que más pueden predisponer a sufrir una patología degenerativa como es la hernia discal es el sobrepeso u obesidad. Para prevenirlo es importante mantener una dieta equilibrada y realizar deporte con frecuencia. De esta forma se fortalecerán los músculos que ayudan a sostener la columna y se aumentará la flexibilidad de ésta y de las piernas.

Los especialistas recomendamos evitar levantar objetos pesados y cuidar la postura al hacerlo, con la espalda recta y flexionando las piernas.

Tipos de hernia discal

grados de hernia discal

En la hernia discal se reconocen tres grados posibles. Éstos son:

  • Protrusión discal: Es cuando el núcleo pulposo aún no ha salido del anillo fibroso, por lo que es más débil y cede en su estructura. Este es considerado el primer estadio de una hernia discal.
  • Hernia discal: Cuando se produce la salida del material del núcleo pulposo de los límites del anillo fibroso.
  • Extrusión discal: Sucede a la salida del material discal de manera violenta, rompiendo el ligamento vertebral común posterior y dejando fragmentos libres en el canal vertebral.

Diagnóstico

Para el diagnóstico de una hernia discal, el médico llevará a cabo un reconocimiento médico de la columna vertebral, los brazos y las extremidades inferiores. El especialista determinará la gravedad de la lesión según la localización de los síntomas, los posibles entumecimientos y pérdidas de sensibilidad.

Además, comprobará los reflejos musculares, que pueden haberse visto afectados y ser más lentos o incluso haber desaparecido. Realizará una valoración de la fuerza muscular del paciente y la forma de la curvatura de la columna.

El médico podrá solicitar al paciente que se siente, pare o camine, que se doble hacia delante, hacia atrás o hacia los lados y que mueva el cuello, los hombros o las manos.

Las pruebas diagnósticas que pueden confirmar la existencia de una hernia discal son:

  • Una electromiografía, para determinar la raíz nerviosa afectada y la zona dónde se comprime.
  • Una mielografía, que concretará el tamaño y localización de la hernia.
  • Una resonancia magnética, que mostrará si existe presión sobre la médula.
  • Radiografía de la columna, para descartar otras posibles afecciones.

Tratamiento para hernia discal

diagnóstico hernia discal

El tratamiento convencional administrado en pacientes que sufren de hernia discal es el reposo breve y analgésicos, seguido de un periodo de fisioterapia. Generalmente, la recuperación es inmediata, pero en algunos casos se puede requerir la toma de medicamentos o inyecciones.

En el caso de los corticoides, suelen administrarse, sobre todo, antiinflamatorios no esteroideos para controlar el dolor y también relajantes musculares.

Las inyecciones de en la zona de la espalda donde se encuentra la hernia discal pueden ayudar a controlar el dolor y reducir la inflamación del disco.

Otra opción es la microdiscectomía, entendida como la cirugía que se emplea para aliviar la presión sobre la raíz nerviosa y permitir que el nervio se recupere de forma más eficaz.

Resumen
Hernia discal: causas y tratamiento
Nombre del Artículo
Hernia discal: causas y tratamiento
Descripción
La hernia discal o hernia de disco se produce cuando un disco intervertebral se degenera o deteriora, lo que en la mayoría de los casos ocurre por la edad
Autor