El dolor de rodilla

Sabías que la articulación de rodilla es la articulación más grande del cuerpo humano y la que aguanta el mayor esfuerzo. Es por ello, que el riesgo de sufrir alguna lesión o enfermedad es mucho más alto que en otras articulaciones. La mayoría de las lesiones de rodilla ocurren al realizar deporte. Las más frecuentes son las que dañan los tejidos blandos (ligamentos y tendones), pero también pueden verse afectados los huesos. 

Causas del dolor de rodilla

causas del dolor de rodilla

Los motivos del dolor de rodilla pueden deberse a múltiples causas. Lo más común, es discriminar entre dolor de rodilla agudo y crónico para determinar las causas especifica de las molesticas. Conocer las causas del dolor de rodilla nos ayudará a establecer el tratamiento más adecuado y óptimo. Los especialistas del CAMDE te recomendamos visitar al médico para diagnosticar el dolor de rodilla, para recibir tratamiento y evitar problemas más graves.

Debemos pensar que el dolor es una señal de una lesión en un ligamento, en un tendón o en el cartílago, pero también podría ser una alarma de nuestro cuerpo para avisarnos de una infección o una enfermedad como la gota o la artritis.

Como decíamos, conocer las características del dolor de rodilla como la intensidad, el tipo, la localización y la causa que originó el dolor de rodilla son los factores ideales para realizar un diagnóstico y determinar el tratamiento apropiado.  Las causas de sufrir una lesión de rodilla son:

  • Si recibes un impacto o se desplaza la rodilla al caer o “aterrizar” en una posición forzada.
  • Si realizas algún deporte que implica correr, saltar y detenerse, realizando cambios rápidos de dirección, como el fútbol.
  • Si padeces osteoartritis, artrosis o la gota
  • Si tienes mucho sobrepeso.
  • Si te das un golpe en las rodillas en un accidente automovilístico («lesiones de tablero de auto”). 

Síntomas

Los síntomas relacionados con el dolor de rodilla pueden incluir los siguientes:

  • Dolor en la rodilla.
  • Inflamación, debido a la acumulación de líquido en la rodilla.
  • Inestabilidad en la rodilla.
  • Ruido seco al producirse la lesión.
  • Dificultad para apoyar el peso del cuerpo en la rodilla afectada.

Debemos saber, que el tipo de lesión determinará las características del dolor de rodilla. Si se dañó el cartílago de la rodilla, el dolor no lo sentirás en el momento, ocurrirá después con la inflamación que produce la lesión. El dolor puede localizarse en la zona interna o externa de la articulación de la rodilla (según el cartílago dañado). No dudes en consultar con el Dr. Vicente de la Varga o los fisioterapeutas del CAMDE para saber de qué se trata.

Tipos de lesiones de rodilla

Las lesiones más frecuentes que pueden causar el dolor de rodilla son las siguientes:

  • Esguince de rodilla: se produce por una torcedura o tirón, que uno o varios ligamentos se estiran demasiado.
  • Músculos, tendones rotos o desgarros: un tendón o un músculo se estira demasiado.
  • Rotura de menisco: el fibrocartílago es un disco en forma de media luna llamado menisco, cuyo objetivo es actuar de «amortiguador» de la rodilla. Si se daña o se rompe el menisco sentirás un dolor al girar la rodilla y dificultad para estirarla.
  • Bursitis de rodilla: algunas lesiones también pueden afectar a las bolsas sinoviales.
  • La actividad excesiva de la rodilla: el desgaste de la rodilla puede producir dolor de rodilla como en los corredores.
  • Lesiones en los ligamentos de la rodilla.
  • Hiperextensión por una excesiva tensión: se ven afectados los músculos, los ligamentos, la cápsula y los tendones que rodean la articulación de la rodilla.

Diagnóstico del dolor de rodilla

El traumatólogo o fisioterapeuta te pedirá que describas los síntomas del dolor de rodilla y te examinará, para palpar la articulación. El especialista de rodilla podrá determinar si hay acumulación de líquido, en particular si la rodilla no muestra gran inflamación. Toda la información que puedas proporcionar al médico será de gran ayuda. El médico también te preguntará por cómo se produjo la lesión, dónde te duele y qué tipo de dolor sientes. Además, te realizará movimientos de rodilla como flexionarla u extenderla, para descartar lesión de ligamento o tejidos blandos. Si el especialista lo viera conveniente incluiría en la evaluación del diagnóstico el estudio de resonancia magnética (MRI), un ultrasonido o, en ocasiones, una radiografía.

Tratamiento para el dolor de rodilla 

tratamiento para el dolor de rodilla

A lo largo del artículo, hemos querido subrayar que el tratamiento dependerá del tipo y de la gravedad de la lesión de rodilla. Para tratar cualquier lesión en ligamentos o/y tendones se recomienda utilizar el método PRICE, que por sus siglas en inglés, quiere decir lo siguiente:

  • Protección (Protection). Protege tu lesión de otros daños más graves.
  • Reposo (Rest). Mantén reposo durante los primeros días, para después reanudar poco a poco los movimientos.
  • Hielo (Ice). Aplica compresas frías, para reducir la inflamación.
  • Compresión (Compression). Comprime la rodilla con vendas para reducir la inflamación.
  • Elevación (Elevation). Eleva la rodilla por encima del nivel del corazón y evita los movimientos bruscos.

Para no agravar la lesión de rodilla o el dolor de rodilla te aconsejamos evitar los puntos siguientes:

  • Someter a la rodilla a calor (baño caliente o bolsa térmica).
  • El alcohol, puede aumentar el sangrado y la inflamación.
  • Correr o realizar ejercicio.
  • Masajear la rodilla lesionada.
  • Evitar sostener el peso del cuerpo sin usar apoyos como muletas. 

Si necesitas calmar el dolor de rodilla el especialista podría recomendarte usar analgésicos tales como el paracetamol o el ibuprofeno para tratar el dolor leve. Si el dolor es intenso, tu médico podría recetarte analgésicos más fuertes. Los analgésicos pueden ayudarte a calmar el dolor de rodilla y bajar la inflamación y la hinchazón. Los ejercicios personalizados de un fisioterapeuta también te ayudaran a fortalecer la rodilla y estirar los músculos gradualmente.  El fisioterapeuta te ayudará a sanar la rodilla lo más rápido posible.

En los casos graves de lesión de rodilla, el especialista aconsejará llevar a cabo una intervención de rodilla. La cirugía suele realizarse en los siguientes casos:

  • Desgarro del ligamento lateral externo.
  • Daño del ligamento cruzado anterior, el cartílago o el ligamento lateral interno.
  • Para remplazar el ligamento podrías necesitar una cirugía reconstructiva.
  • Dañado más de un ligamento o tejido de la rodilla.
  • Desgarro del tendón rotuliano.
  • Lesión del menisco.