¿Sabíais que la zona de la rodilla esta integrada por 21 músculos en total? Es una de las articulaciones más importantes de nuestro cuerpo y la que más suele sufrir lesiones al practicar deporte. En CAMDE vamos a exponer la información más relevante sobre la anatomía de la rodilla. Si quieres conocer su anatomía y las lesiones más comunes no dejes de leer nuestro post de hoy.

La rodilla

Se llama articulación de la rodilla a la articulación central de los miembros inferiores de la especie humana. La rodilla está formada por la unión de dos importantes huesos, el fémur en su porción distal, y la tibia en la porción proximal. Dispone asimismo de un pequeño hueso, llamado rótula, que se articula con la porción anterior e inferior del fémur. Puede realizar principalmente movimientos de flexión y extensión. Está rodeada por una cápsula articular y varios ligamentos que le dan estabilidad. En sus proximidades se insertan potentes músculos que hacen posible el movimiento de la extremidad.

Componentes óseos de la anatomía de la rodilla

anatomía de la rodilla

La articulación de la rodilla está integrada por la epífisis distal del fémur, la epífisis proximal de la tibia y la rótula.

  • Epífisis distal del fémur: Es la parte inferior del fémur. Constituida por los dos cóndilos femorales, con forma redondeada. Entre ambos cóndilos existe la escotadura intercondílea que los separa por la parte de atrás. En los lados de ambos cóndilos hay unos relieves óseos llamados epicóndilos.
  • Epífisis proximal de la tibia: Se articula con el fémur y soporta el peso del cuerpo, el cual se transmite también hacia el pie. En la parte superior, tiene dos cavidades llamadas glenoidas, las cuales albergan los cóndilos del fémur. Dentro de estas, también se hallan las espinas tibiales; allí se insertan los ligamentos cruzados. En la parte anterior de la tibia, se inserta el tendón rotuliano.
  • Rótula: Se sitúa en la parte anterior de la rodilla, por delante de la tróclea femoral. En la rótula inserta el tendón del cuádriceps. Desde la rótula a la tuberosidad anterior de la tibia va el tendón rotuliano.

Los tejidos blandos que forman la rodilla son los siguientes:

  • Cápsula articular: Es un recubrimiento fibroso que envuelve a la articulación de la rodilla y forma un espacio cerrado. En su interior, se une con los meniscos; también se conecta a la tibia por los ligamentos coronarios.
  • Membrana sinovial: Es una capa fina que recubre a la cápsula articular desde el fémur hasta la unión con los meniscos.
  • Bursas: Las bursas son sacos llenos de líquido. Actúan como si fueran un colchón entre el tendón y el hueso. Son cuatro: superficial, profunda, prepatelar y tibiofemoral.
  • Retináculos: Son estructuras que permiten conectar a la rótula con los meniscos, la tibia y el fémur. Son dos: el medial y el lateral.
  • Meniscos: Los cóndilos femorales tienen forma redondeada, aunque no son perfectamente redondos. Además, la meseta tibial es plana, con lo que las superficies articulares entre fémur y tibia son muy diferentes entre sí, no pueden articular al tener formas muy incompatibles. Los meniscos favorecen la congruencia entre estas superficies articulares tan diferentes. Son anillos de fibrocartílago con forma de cuña. El menisco externo es una anillo casi cerrado, mientras que el interno no es tan cerrado.
  • LigamentosSon estructuras que le dan estabilidad a la rodilla y evitan los movimientos extremos. Hay ligamentos intraarticulares y extraarticulares. Dentro de los primeros están el ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior; en los segundos se incluyen el ligamento lateral interno y el ligamento lateral externo.
  • Músculos: El cuadriceps es el músculo principal. Es el más voluminoso, formado por cuatro vientres musculares. Realiza el movimiento de extensión de rodilla. Los isquiotibiales, situados en la parte posterior del muslo (también denominados músculos femorales o isquiosurales) se encargan del movimiento de flexión (doblar la rodilla). Principalmente son el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso.

Problemas y lesiones de rodilla

La rodilla es una de las articulaciones que presentan mayor número de lesiones en algún momento u otro. En la mayoría de los casos, los movimientos de nuestro cuerpo no causan problemas, pero es común que los síntomas se presenten como consecuencia del desgaste cotidiano, del uso excesivo o de las lesiones. La mayoría de las veces, los problemas y las lesiones en las rodillas ocurren al realizar deportes, actividades recreativas, envejecimiento, tareas en el trabajo o el hogar, y algunas enfermedades como la osteoporosis o la artritis, aumentan sus probabilidades de tener problemas en las rodillas.

Lesiones repentinas  

lesiones de rodilla

La principal causa de los problemas de rodilla son las lesiones. Las lesiones imprevistas que ocurren repentinamente pueden ser causadas por un golpe directo en la rodilla, un giro anormal, una flexión de la rodilla o una caída sobre la rodilla. En un corto periodo de tiempo, después de la lesión, es muy común sentir el dolor, ver moratones o la hinchazón. Es posible que debido a la lesión los nervios o vasos sanguíneos se hayan comprimido o dañado, por lo que la rodilla o la parte inferior de la pierna se sentirán entumecidas, débiles, frías, con hormigueo, o incluso pueda tener una apariencia pálida o azul.

Entre las lesiones agudas se encuentran:

  • Esguinces, distensiones u otras lesiones en los ligamentos y en los tendones que conectan y sostienen la rótula.
  • Un desgarro en los amortiguadores de consistencia gomosa de la articulación de la rodilla (menisco).
  • Desgarros de ligamentos, como del ligamento cruzado anterior (ACL). El ligamento lateral interno (MCL) siendo el más proclive a las lesiones.
  • Fracturas de la rótula, la parte inferior del fémur o la parte superior de la tibia o del peroné.
  • Dislocación de la rótula. Este tipo de dislocación es más frecuente en niñas de 13 a 18 años.
  • Trozos de hueso o de tejido de una fractura o una dislocación que pueden quedar atrapados en la articulación e interferir en el movimiento.
  • Dislocación de la articulación de la rodilla. Esta es una lesión poco frecuente para la que se debe ejercer una gran fuerza. Es una lesión grave y requiere atención médica inmediata.

Lesiones por desgaste y uso excesivo 

Este grupo de lesiones ocurren por actividades repetitivas o por presión reiterada o prolongada sobre la rodilla. Realizar acciones repetitivas como subir escaleras, montar en bicicleta, trotar o saltar ejercen presión en las articulaciones y en otros tejidos, y pueden provocar irritación e inflamación. Algunas de las lesiones que más ocurren por uso excesivo son;

  • Síndrome del pliegue sinovial: Engrosamiento o pliegue de los ligamentos de la rodilla.
  • Bursitis: Inflamación de los pequeños sacos de líquido que amortiguan y lubrican la rodilla.
  • Tendinitis: Inflamación de los tendones o tendinosis (pequeños desgarros en los tendones).
  • Síndrome de dolor femororrotuliano: Dolor en la parte frontal de la rodilla debido al uso excesivo, una lesión, el exceso de peso o problemas en la rótula.
  • Síndrome de la cintilla iliotibial: Irritación e inflamación de la banda de tejido fibroso ubicada en la parte externa del muslo.

Patologías de rodillas

patología de rodilla

Existen otro grupo de problemas que no se encuentran asociados a lesiones repentinas o de uso excesivo. Entre las patologías de rodilla más comunes podemos incluir:

  • La osteoartritis (enfermedad articular degenerativa) puede causar dolor articular que empeora por la mañana y mejora durante el día.
  • La enfermedad de Osgood-Schlatter causa dolor, hinchazón y sensibilidad en la parte frontal de la rodilla, debajo de la rótula. Es especialmente común en niños varones de 11 a 15 años.
  • Un quiste poplíteo (o de Baker) causa hinchazón en la parte posterior de la rodilla.
  • Las infecciones en la piel (celulitis), las articulaciones (artritis infecciosa), los huesos (osteomielitis) o las bursas (bursitis séptica) pueden causar dolor y reducción en el movimiento de la rodilla.
  • En otras ocasiones, un problema en otra parte del cuerpo, como un nervio comprimido o un problema en la cadera, pueden causar dolor de rodilla.
  • La osteocondritis disecante causa dolor y reducción en el movimiento cuando una porción de hueso o de cartílago pierden el riego sanguíneo y mueren.
Resumen
Anatomía de la rodilla
Nombre del Artículo
Anatomía de la rodilla
Descripción
La rodilla esta integrada por 21 músculos en total. Es una de las articulaciones más importantes del cuerpo. Conoce cómo es la estructura de la rodilla.
Autor